Tráfico | T 50° H 61%

Nacionales

Adultos mayores hispanos, entre los más afectados si se aplican recortes

WUNI News
03/01/2013 11:55 AM
Actualizada: 03/01/2013 11:57 AM

Washington, 28 feb (EFE).- El Consejo Nacional Hispano para Adultos Mayores (NHCOA, en inglés) alertó este jueves en Washington de que el colectivo de adultos mayores hispanos perderá beneficios indispensables de alimentación, salud y vivienda si los recortes automáticos del gasto público entran en vigor este viernes.

“Entendemos que hay que hacer recortes, pero hagámoslo de forma humana y sensata, no sacrificando a las personas más vulnerables”, dijo a Efe la presidenta del NHCOA, Yanira Cruz.

Según el Departamento de Agricultura, los hispanos son el grupo que pasa más hambre en el país y, entre ellos, los más vulnerables son los adultos mayores y los niños.

Solamente en el Distrito de Columbia, al que pertenece Washington, habrá una reducción de 191.000 dólares en fondos de nutrición para los adultos mayores si el Congreso no llega a un acuerdo para impedir los recortes, valorados en más de 85.000 millones de dólares y que se ejecutarían paulatinamente desde mañana.

Así lo explicó a Efe la presidenta del Consejo, quien alertó también de que muchos adultos mayores “que no pueden salir de sus casas” se quedarán sin las ayudas alimentarias que hoy reciben.

Estas personas también tienen “una necesidad muy grande” de ayudas para la vivienda y con los recortes que se incrementarán las ya “largas listas de espera”, sostuvo Cruz.

Además, agregó que las reducciones presupuestarias en los programas gubernamentales de salud tendrán impacto en la investigación sobre enfermedades que afectan especialmente a los adultos mayores como el Alzheimer y la diabetes.

“Están pidiendo que rebaje costos a un grupo de la sociedad que ya está en déficit de ayuda”, destacó Cruz.

“Pedimos una solución responsable y humana”, anotó al instar al Gobierno y al Congreso a buscar una forma de reducir el elevado déficit público “que no perjudique a los más vulnerables”.

Entre esas personas vulnerables está Lucila Torres, de 85 años, nacida en Bogotá (Colombia) y que lleva más de cuatro décadas viviendo en Estados Unidos.

“Estamos muy angustiados y preocupados”, afirmó Torres a Efe, quien recibe cupones de alimentos del Gobierno y teme perderlos si los recortes se aplican.

Torres se pregunta “qué va a pasar” con ella y otros muchos adultos mayores en su misma situación que solo quieren tener “una vejez en paz”.

“No tenemos para la comida si nos gastamos el dinero en medicinas”, señaló Torres, que pertenece al NHCOA.

Según datos del Gobierno, 11.000 estadounidenses cumplen 65 años diariamente y se espera que el número de hispanos que supera esa edad aumente de los 2,9 millones registrados en 2010 a 13,8 millones en 2050.

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, reiteró este jueves en su rueda de prensa diaria que no se puede permitir que la “carga” de los recortes recaiga en los adultos mayores y en las familias más desfavorecidas, al volver a pedir al Congreso que actúe.

El propio NHCOA ha enviado cartas en los últimos días tanto al presidente Barack Obama como a congresistas republicanos y demócratas para expresar su preocupación por los recortes, según comentó Cruz a Efe.

Obama y los líderes republicanos y demócratas en el Congreso buscarán este viernes un acuerdo de última hora para evitar los recortes durante una reunión en la Casa Blanca.

A la reunión han sido invitados el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, y el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid.

También la líder de la minoría demócrata en la cámara baja, Nancy Pelosi, y el líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell.

Por iniciativa de la Casa Blanca, republicanos y demócratas acordaron en 2011 esos recortes para forzar un pacto de largo alcance sobre la reducción del elevado déficit público que todavía no ha llegado.

Obama y los demócratas defienden que para evitar los recortes es necesario un acuerdo que combine reducciones presupuestarias en algunos programas sociales con una reforma fiscal para aumentar la carga impositiva a los ciudadanos más ricos, algo a lo que se oponen los republicanos.