Tráfico | T 58° H 90%

Inmigración

En Nueva York jóvenes indocumentados piden al gobernador que no se olvide de ellos

WUNI News
03/19/2013 7:36 PM
Actualizada: 03/20/2013 10:36 AM

Nueva York, 19 mar (EFE).- Estudiantes indocumentados reclamaron hoy al gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, que incluya en el presupuesto un proyecto de ley que les otorgaría ayuda económica para sus estudios universitarios.

Gritando consignas como “Dream Act ahora” e “indocumentados pero sin miedo” y cargando pancartas con mensajes a Cuomo, los estudiantes de diversos grupos étnicos, un gran número de estos latinos, rodearon el edificio donde se ubica la oficina del gobernador en la ciudad de Nueva York.

“Estamos exigiendo al gobernador que incluya el Dream Act de Nueva York en el presupuesto que beneficiaría a miles de estudiantes que han vivido aquí por muchos años”, dijo a Efe el mexicano José Luis Zacatelco, uno de los que lideraba la protesta.

“Nuestros padres y nosotros pagamos más de 600 millones de dólares en impuestos, somos una fuerza económica grande y es hora de que tengamos la oportunidad de ir a la universidad como cualquier otro estudiante” estadounidense, agregó Zacatelco, de 32 años, quien dijo tuvo que dejar la universidad por no contar con ayuda económica.

En Nueva York los indocumentados pueden ir a la universidad y pagar matrícula como cualquier otro residente del estado.

El llamado Dream Act de Nueva York al que se refieren es un proyecto que asignaría 25 millones de dólares de fondos públicos para becas a indocumentados, que fue presentado en la Cámara Alta por el senador José Peralta, de origen dominicano, y en la Asamblea por José Moya, de origen ecuatoriano.

El proyecto, que lleva más de un año de discusión en el Legislativo estatal, no ha sido aprobado por las cámaras y el gobernador no ha asumido una posición.

Los estudiantes buscan que Cuomo lo incluya en el presupuesto ya que confían que de esa manera obligarían a las cámaras legislativas a votar la medida. También hay una propuesta para crear un fondo de becas con dinero proveniente de la empresa privada, pero tampoco ha sido aprobado.

“Es hora de dar la oportunidad a los jóvenes indocumentados de obtener ayuda para ir a la universidad ya que de otra manera no podrían”, agregó Zacatelco y aseguró que a pesar de que ha intentado ahorrar dinero para retornar a la universidad no lo ha logrado porque “es muy difícil”.

“Es por eso que estoy aquí, porque no quiero que a otros les pase lo mismo que a mi”, afirmó el mexicano cuyos padres le trajeron a Nueva York cuando tenía diez años.

“Cuomo aún tienes tiempo de incluir el Dream Act” y “Nuestros sueños no pueden esperar” leían los mensajes de los carteles que portaban los manifestantes así como uno que le daba una “F” al gobernador de Nueva York por su gestión al no incluir el anhelado proyecto en el presupuesto, para lo cual tendría que hacer una enmienda.

El ecuatoriano Bayron Pullutasig, que estudia física, matemáticas y sociología en el Queens College, dijo a Efe que paga unos 3.000 dólares por cada semestre en la universidad.

Pullutasig, de 20 años y cuyos padres emigraron a Nueva York cuando tenía ocho años, explicó que gracias a que se benefició de la acción diferida de la administración de Barack Obama pudo obtener su licencia de conducir y hace dos meses trabaja como taxista los fines de semana para pagar sus estudios.

Agregó que su padre tiene dos empleos y que gracias a su ayuda económica su hermano está cerca de graduarse de arquitecto y él ha podido mantenerse en la universidad.

El pasado 11 de marzo el senador Peralta, autor del Dream Act en la Cámara Alta, junto al resto de los senadores latinos, Rubén Díaz, Adriano Espaillat, Martín Malavé Dilán, José Serrano y Gustavo Riera enviaron una carta al gobernador pidiéndole que incluyera el proyecto en el presupuesto, pero no ha habido respuesta.

“La inversión en el Dream Act de Nueva York es la más inteligente que posiblemente podamos hacer en el desarrollo de la fuerza trabajadora y el futuro de nuestro estado”, señalaron los senadores en la carta.