Tráfico | T 56° H 97%

Inmigración | MUJER

Piden en el Congreso una reforma migratoria que ampare a las mujeres

WUNI News
03/19/2013 2:57 PM

Washington, 19 mar (EFE).- La octogenaria Dolores Huerta encabezó hoy una delegación de activistas desplazadas hasta el Congreso para pedir a los legisladores una reforma migratoria que reconozca y proteja a las mujeres, a la vez que garantice la unidad de las familias.

A la veterana activista la acompañaron una cincuentena de defensoras de los derechos civiles provenientes de hasta 24 estados, quienes, tras un acto en las dependencias del Senado, visitaron uno por uno a setenta congresistas, tanto senadores como representantes de ambos partidos.

“Es hora de que nuestro país cumpla con sus valores y sus sueños”, dijo Huerta a las congregadas en el Senado, “debemos convencer a todos los legisladores de que éste es el momento. El momento de terminar con el sufrimiento”, añadió.

“Nosotras (las mujeres) marcamos la diferencia en las pasadas elecciones. Ahora tenemos formado el movimiento y el presidente adecuado en la Casa Blanca”, aseguró la activista mexicanoamericana de 82 años, que concluyó con un “¡Sí, se puede!”.

Las activistas de la campaña “We belong together”, organizadora del evento, recordaron que desde 1980 la proporción de mujeres adultas que han votado en las elecciones presidenciales en EE.UU. ha sido siempre superior a la de hombres.

Asimismo, pusieron como ejemplo del “poder” del voto femenino las elecciones de 2008, en las que éste superó en más de cuatro puntos al masculino.

Las mujeres demandaron una reforma que, además de garantizar el camino a la ciudadanía para las mujeres inmigrantes -algo “de sentido común” a juicio de las peticionarias-, “proteja a las mujeres en sus puestos de trabajo” en sectores con tanta presencia de indocumentadas como el empleo doméstico o la agricultura.

Además, pidieron que se “asegure la protección” a las supervivientes del tráfico de personas y de la violencia de género, unos colectivos muy vulnerables en la actualidad a causa de su estatus legal.

“La reforma migratoria integral tiene que significar que una mujer inmigrante que sea víctima de acoso sexual pueda ir a la policía y denunciarlo sin temor a ser deportada”, indicó senadora demócrata de California Barbara Boxer, quien recordó que “muchas mujeres sufren explotación y abuso a causa de su estatus legal”.

“Debemos asegurarnos que el camino a la ciudadanía es real y no un sueño ilusorio. El siglo XIX fue el de la eliminación de la esclavitud. El XX, el de la eliminación de los totalitarismos. Tenemos que hacer que el XXI sea el de eliminar la explotación y los abusos contra las mujeres”, concluyó la senadora californiana.

Entre los parlamentos que tuvieron lugar hoy en el Senado destacó el testimonio de la joven hispana María Guadalupe Guzmán, quien detalló su caso como “DREAMER” y empleada doméstica.

“Me trajeron a EE.UU. cuando tenía cuatro años. Cuando mis amigos se sacaron el carné de conducir, le pedí a mi madre mi número de seguridad social para sacármelo yo también y entonces ella me dijo que no tenía, que era indocumentada. Fue una sorpresa”, relató Guzmán.

“Me puse a trabajar de empleada doméstica para pagar la universidad. Ahora, graduada en salud pública, no puedo trabajar de lo mío a causa de mi estatus. Incluso llegaron a ofrecerme un empleo en la empresa donde realicé las prácticas de la universidad, pero no pude cogerlo”, se sinceró la joven mexicana en declaraciones a Efe.

“Vivir indocumentada es vivir en un temor constante”, reconoció Guzmán entre sollozos, “esta es mi casa y no conozco otra, pero a su vez tengo miedo vaya donde vaya, tengo que estar siempre vigilante y con la amenaza de que mi familia puede ser separada en cualquier momento”.

Hija de una familia numerosa, esta “soñadora” residente en California tiene tres hermanos, dos de ellos nacidos en EE.UU. y, por tanto, ciudadanos: “No sabemos quién cuidará de ellos si el resto somos deportados”, concluyó la joven.