Tráfico | T 35° H 50%

Inmigración

Carolina del Norte descarta emirtir las licencias rosadas para los soñadores

WUNI News
03/22/2013 11:25 AM

Charlotte, 22 mar (EFE).- La División de Vehículos Motorizados de Carolina del Norte (DMV) informó hoy de que no emitirá las licencias de conducir diferenciadas con el color rosado para los “soñadores” amparados bajo la acción diferida.

En cambio, el DMV expedirá los permisos de manejar con el color azul regular y el diseño horizontal que caracteriza a las licencias estatales para los mayores de 21 años, y con el bosquejo vertical para los menores de 21 años.

El documento llevará la leyenda “Presencia Legal Sin Estatus Legal”, en un tamaño más discreto que el del boceto presentado originalmente que en letras grandes solo indicaba que los portadores carecían de estatus. También en las licencias aparecerá la inscripción “Término Limitado” y la fecha de expiración.

“Este programa se trata de responsabilidad y seguridad, haciendo que nuestras carreteras sean más seguras para todas las personas de Carolina del Norte”, dijo el secretario del Departamento de Transporte del estado, Tony Tata.

Jess George, directora ejecutiva de la Coalición Latinoamericana de Charlotte (LAC), organización que rechazó el diseño de las licencias rosadas, dijo que “esta es una victoria para la gente de todo el estado que protestó contra licencias diseñadas de tal manera que discriminaran a sus portadores”.

Las licencias de conducir para los soñadores se emitirán a partir del 25 de marzo, tras más de medio año de problemas relacionados con los permisos de manejar.

Después del 15 de agosto de 2012, cuando el gobierno federal anunció la Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA), portavoces del DMV de Carolina del Norte anunciaron que sí expedirían licencias, a diferencia de estados como Arizona y Nebraska, que indicaron que no entregarían el documento a los soñadores.

Sin embargo, en septiembre, el DMV comunicó que consultaría con el procurador estatal, Roy Cooper, si la emisión de los documentos era válida.

En enero, al asumir la nueva administración republicana el control del estado, portavoces del Departamento de Transporte estatal informaron que no expedirían los permisos, y que suspendían una docena de licencias que se habían suministrado inicialmente.

El procurador Cooper señaló que los soñadores tenían “presencia legal” en el país y derecho a recibir las licencias, sin que hubieran una respuesta del DMV.

Entre tanto, en diferentes ciudades se efectuaron manifestaciones por parte de los “dreamers” para que el estado les restituyera el derecho, al mismo tiempo que la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) llevó a cabo una campaña nacional para presionar a la administración del gobernador de Carolina del Norte, Pat McCrory a entregar los permisos de conducir.

Entonces, a finales de febrero el DMV indicó que expediría las licencias, y dio a conocer un diseño que provocó un rechazo general por parte de las organizaciones de soñadores United 4 The Dream, NC Dream Team y El Cambio.

El gobernador McCrory fue criticado por organizaciones hispanas y de derechos civiles después de que dijo en Washington, donde asistía a una reunión de gobernadores, que “le gustaban las licencias rosadas”.

En medio de protestas contra las licencias rosadas, en Raleigh, la capital estatal, legisladores presentaron sendos proyectos, uno, de un sector republicano, para prohibir que a los “dreamers” se les emitieran los permisos, y otro para que el diseño de las licencias para los soñadores fuera el regular, de un grupo demócrata.

Pese a la decisión del DMV estatal de modificar la apariencia de los permisos de manejar al bosquejo tradicional, los soñadores no suspendieron una marcha que tenían programada para el 25 de marzo, señalando que el pedido de licencias también es para sus padres indocumentados.

De acuerdo con estadísticas de Inmigración divulgadas a mediados de marzo, un total de 16.554 beneficiados por DACA habían solicitado la acción diferida en Carolina del Norte.