Tráfico | T 50° H 39% | Powered by Yahoo! Weather

Inmigración

Senadores cada vez más cerca de acuerdo sobre el proyecto de ley de la reforma migratoria

WUNI News
03/22/2013 2:24 PM
Actualizada: 03/25/2013 2:26 PM

Washington, 22 mar (EFE).- El “Grupo de los ocho”, que negocia a puerta cerrada una reforma migratoria integral en el Senado, se aproxima a un acuerdo sobre los componentes de un proyecto de ley, confirmaron hoy fuentes legislativas.

Aunque se desconoce la fecha exacta para la presentación del proyecto de ley, una fuente allegada a las negociaciones dijo hoy a Efe desde el anonimato que los senadores volvieron a reunirse esta mañana con el objetivo de “continuar trabajando en busca de consenso”.

El Senado iniciará esta noche un receso de dos semanas y reanudará sesiones la semana del próximo 8 de abril, pero no está claro que la medida sea presentada entonces.

Grupos progresistas y defensores de los inmigrantes han convocado una marcha nacional frente al Capitolio el próximo 10 de abril, como parte de una movilización a favor de la legalización de los once millones de indocumentados en Estados Unidos.

Otra fuente legislativa, que también pidió el anonimato por la sensibilidad de las negociaciones, dijo hoy a Efe que los republicanos han ablandado sus posiciones después de que el Comité Nacional Republicano se pronunciara el lunes pasado a favor de la reforma y de un mayor acercamiento con las minorías.

Las negociaciones para una reforma migratoria -la mayor desde 1986- han sido difíciles, sobre todo, por asuntos como la reducción de visas por vínculos familiares, el control de futuros flujos migratorios, el límite de visados “H1B” para extranjeros con altas destrezas laborales, y un plan de “trabajadores huéspedes”, entre otros.

Entre las múltiples ideas que se han filtrado a la prensa figura la de crear una vía para la legalización de los indocumentados, con una espera de diez años para la residencia permanente y otros tres años para solicitar la ciudadanía, lo que ya ha suscitado críticas del bando pro-reforma.

Es poco probable que el Congreso anuncie un proyecto de ley sin leer con lupa el texto final, según activistas.

Los ocho senadores han mantenido extensas reuniones toda esta semana para resolver las principales trabas del plan reformista pero, según indicó el jueves el senador demócrata por Nueva York Charles Schumer, “estamos muy cerca de un acuerdo”.

“Esperamos cumplir con nuestra meta de tener una reforma migratoria integral, apoyada por todos los ocho (senadores) para finales de marzo. Estamos en buen camino”, aseguró Schumer, tras una acalorada protesta en su oficina por parte de una veintena de activistas que exigieron acelerar el proceso para la aprobación de la reforma.

Además de Schumer, el “Grupo de los ocho” está integrado por los demócratas Bob Menéndez, Dick Durbin y Michael Bennet, y por los republicanos John McCain, Lindsey Graham, Marco Rubio y Jeff Flake.

Un grupo de seis senadores republicanos, que en el pasado se han opuesto a una reforma, advirtió el miércoles de que apresurarse a aprobar una “amnistía” sin el debido escrutinio acarrearía consecuencias “demasiado profundas” y “violarían los principios fundamentales de nuestra república democrática”.

Chris Crane, representante gremial de 7.000 agentes fronterizos, se hizo eco hoy de esa queja, al asegurar en un comunicado que “grandes grupos empresariales y de presión política han sido invitados a la Casa Blanca y a otras reuniones secretas, pero los encargados de aplicar las leyes no tienen voz en el proceso”.

Según una encuesta del Instituto Público sobre Investigación Religiosa (PRRI, en inglés) y la Institución Brookings, el 63 % de los estadounidenses apoya la legalización y eventual ciudadanía de inmigrantes indocumentados que reúnan los requisitos.

Un 14 % cree que los indocumentados merecen la legalización pero no la ciudadanía, y un 21 % cree que deben ser deportados de Estados Unidos, según el sondeo.

El 45 % de los encuestados considera que la postura del Partido Republicano en contra de la reforma migratoria ha perjudicado al partido frente a los hispanos, que conforman la minoría más grande del país y un creciente bloque del electorado.