Tráfico | T 83° H 38% | Powered by Yahoo! Weather

Inmigración

Hispanos viven cada vez menos segregados, salvo los mexicanos

WUNI News
03/25/2013 2:00 PM
Actualizada: 03/25/2013 4:04 PM

Atlanta, 25 mar (EFE).- La comunidad hispana, a excepción de las personas de origen mexicano, vive cada vez menos segregada en Estados Unidos, según los cambios observados en los patrones residenciales de esta minoría a través de los datos del censo.

“Nos ha sorprendido haber encontrado cambios en los patrones residenciales en la mayoría de los grupos hispanos, porque hasta ahora creíamos que no había habido alteraciones en las últimas décadas”, dijo hoy a Efe John R. Logan, profesor de sociología de la Universidad Brown.

Logan es uno de los autores del estudio “Hispanics in the USA: Not only Mexicans” (Hispanos en Estados Unidos: No sólo mexicanos), que pone de manifiesto también que la población de hondureños y guatemaltecos está creciendo más rápido que la de mexicanos, que aún así siguen siendo seis de cada diez de los 50,5 millones de hispanos que viven en este país.

El informe, que analiza datos del censo elaborado en 2010, encuentra que, al contrario de lo que hasta ahora se creía, la tendencia entre los hispanos a concentrarse en vecindarios separados del resto de la población estadounidense ha disminuido entre todas las nacionalidades, a excepción de los mexicanos.

“Cuando analizamos las tendencias y los niveles de separación de cada grupo por su país de origen con respecto a los blancos, vemos que excepto por los mexicanos, se ha dado un importante descenso en el grado de segregación”, explica Logan.

En su opinión, se trata de algo “sorprendente y también alentador, porque nos muestra que las fronteras no son tan marcadas como pensábamos”.

Aunque cabría esperar que los mexicanos fueran los que más tendieran a mezclarse entre la población a medida que gana presencia la segunda generación (hijos de padres mexicanos que han nacido ya en territorio estadounidense), la realidad es que hay otras comunidades que se integran más en el conjunto de la población.

El informe utiliza para medir el grado de segregación de una minoría el llamado índice de disparidad. Este índice toma -a partir de datos del censo- la distribución geográfica de una minoría y la compara con el resto de la población.

Así, el índice tiene un valor cero cuando la distribución geográfica de ambos grupos es exactamente igual y alcanza el cien cuando no existe ningún tipo de coincidencia entre los datos comparados, lo que supone el máximo grado de segregación.

Así, y según la investigación realizada para elaborar este informe, en términos generales la segregación de hispanos con respecto a los blancos en Estados Unidos ha descendido, ya que el índice de disparidad ha pasado de 50,6 en 1990 a 48,5 en 2010.

“La segregación de hispanos con respecto a los blancos es dominada por la moderadamente alta segregación de los mexicanos, la cual casi no ha cambiado desde 1990″, indica el reporte. De hecho, entre los mexicanos el índice de disparidad ha pasado de 51,6 en 1990 a 50,1 en 2010.

Según la investigación, los centroamericanos y los dominicanos son los que viven en vecindarios más segregados, pero esa segregación se redujo con fuerza en las dos últimas décadas, al pasar el índice de disparidad de 66,2 en 1990 a 58,5 en 2010 en el caso de los primeros, y del 80,3 al 69,5 entre los segundos.

Los puertorriqueños pasaron de 64,9 en 1990 a 50,8 en 2010, y los cubanos de 60,1 a 48.

De todos los grupos estudiados, los suramericanos son los menos segregados de todos los inmigrantes latinos que viven en este país. En conjunto han pasado de 53,3 a 42,5.

Los dominicanos son los que se encuentran en una “peor situación”, mientras que los argentinos y los venezolanos están entre los que tienen un mayor nivel de educación y una menor tendencia a la segregación, incluso aunque hayan llegado al país más recientemente que otras comunidades.

El reporte señala que cada grupo estudiado tiene un patrón de segregación regional distinto, aunque muchos se concentran en el sureste y noreste del país, y en general tienden a vivir en vecindarios más pobres y con menos nivel de educación.

“La principal tendencia con el tiempo es la dispersión con respecto a las regiones metropolitanas, que históricamente han agrupado a la mayoría de los miembros de un mismo grupo”, señala el informe.