Tráfico | T 38° H 62% | Powered by Yahoo! Weather

Inmigración

Republicanos deben la “frenar hemorragia” de votantes, según el jefe del partido

WUNI News
03/25/2013 10:00 AM
Actualizada: 03/25/2013 2:24 PM

Washington, 25 mar (EFE).- El presidente del Partido Republicano, Reince Priebus, impulsa la renovación de su partido tras dos derrotas presidenciales consecutivas y, en entrevista hoy con Efe, aseguró que parte de la receta incluye “frenar la hemorragia” de votos en el país.

Priebus reconoció que afronta la labor de reparar la imagen del partido ante las minorías y superar la fragmentación en torno a asuntos como el control de las armas, la reforma migratoria o los matrimonios homosexuales, entre otros.

Este abogado de Wisconsin, aupado por el movimiento conservador “Tea Party” y que preside el Comité Nacional Republicano (RNC, en inglés) desde enero de 2011, presentó la semana pasada el “Proyecto para el Crecimiento y las Oportunidades”, un plan de 100 páginas para remodelar el partido, que en 2012 perdió apoyo en casi todos los bloques electorales.

“En muchos casos médicos malos tienes que frenar la hemorragia primero, así es que creo que (el plan) es un gran comienzo, y así me refiero a él. No creo que sea una panacea, que cuenta toda la historia, pero si vas a vender algo, tienes que estar allí y tomar la orden”, dijo Priebus.

“Ahora mismo, nuestro partido necesita hacer un mejor trabajo de estar presente y tomar la orden. No se trata solo de convertir a todos en republicanos”, sino de encontrar “terreno común” entre las minorías hispana, asiática y afroamericana, precisó.

Pero rechazó críticas de que el movimiento “Tea Party” haya radicalizado a los republicanos y los esté condenando a perder elecciones nacionales porque, a su juicio, ha tenido un “efecto positivo”.

“El movimiento Tea Party nos permitió algunas grandes victorias en 2010 que no hubieran ocurrido de otra manera” y la gente que quiere tirarle piedras “no es precisa en su evaluación de lo que está ocurriendo en nuestro partido”, argumentó.

Priebus reconoció mantienen una desventaja frente a los demócratas al estar “divorciados” de la cultura popular, y su recetario para lograr la reconciliación incluye operaciones de mayor acercamiento con los jóvenes y las minorías.

Eso significa aparecer en todos los programas de televisión sin importar su tendencia ideológica, y “en vez de burlarse de que el presidente aparece en programas (progresistas) como The View, o que habla de baloncesto en ESPN por media hora, tú te sumas, porque allí es donde está Estados Unidos”, dijo.

Aún así, continuó, uno de los retos del Partido Republicano es encontrar un equilibrio entre ampliar la carpa y ser más inclusivo y “honrar” los valores conservadores que definen al partido de Ronald Reagan.

Pese a las fisuras del partido, “creo que se debe tener un debate saludable aún dentro de tu propio partido sobre asuntos que son muy importantes aunque no haya acuerdo en todo”, acotó.

El Partido Republicano afronta el reto de sacudir la imagen de ser “obtuso”, “desconectado” o compuesto por “hombres viejos y estirados”, según las propias descripciones de exrepublicanos en estados clave como Ohio y Iowa.

Sobre el asunto de los matrimonios homosexuales que el Tribunal Supremo estudiará mañana y el miércoles, Priebus defendió los matrimonios convencionales, pero subrayó que su partido no dará la espalda a conservadores, como el senador Bob Portman, que apoyan los matrimonios entre personas del mismo sexo.

“No podemos crecer como partido si dividimos y sustraemos”, subrayó Priebus.

Por otra parte, consideró que el Congreso no podrá aprobar una reforma migratoria integral si no se enfatiza la seguridad fronteriza para “garantizar la soberanía” del país.

“Necesitamos hacer algo sobre nuestro sistema migratorio porque obviamente ha sido un obstáculo para los republicanos en las comunidades hispanas en EE.UU. No creo que eso será una panacea, que cambiará todo para el partido, pero creo que tenemos que lidiar con un asunto sobre el que todos coinciden y es que nuestro sistema migratorio es un caos”, resumió.

El plan republicano incluye una inversión anual de diez millones de dólares para tareas de acercamiento sostenido a los jóvenes y las minorías y que, según Priebus, incluye inscripción de votantes, eventos comunitarios, visitas a los barrios y llamadas telefónicas.

“Los días de campañas presidenciales de cinco meses (antes de las elecciones) se acabaron”, subrayó Priebus, al reconocer que perdieron en 2012 porque los esfuerzos de Mitt Romney y los republicanos, aunque muy buenos, “no fueron suficientes”.

Priebus expresó confianza en que podrán sacar provecho de la ventaja financiera que tiene sobre los demócratas para ganar futuras elecciones: “Éste será un partido que compita a nivel granular en todas las comunidades del país y ése es un gran cambio”.