Tráfico | T 54° H 97%

Inmigración

Aumenta brecha económica entre minorías y blancos en EE.UU., según un estudio

WUNI News
04/29/2013 9:59 PM
Actualizada: 04/30/2013 10:00 AM

Washington, 29 abr (EFE).- La brecha económica entre los blancos y la minoría hispana y afroamericana ha aumentado tras la recesión de 2007, según un nuevo estudio difundido hoy, que reabre el debate sobre el legado económico que persigue el presidente, Barack Obama.

La recesión de 2007, que terminó oficialmente en junio de 2009, fue la más profunda y prolongada en casi ocho décadas. De hecho, la creación de empleos sigue siendo una de las máximas prioridades de Obama, que hoy cumple 100 días de su segundo mandato hasta 2017.

Las familias negras e hispanas de ingresos medios han visto “poca o nula mejoría en su estatus económico” en los últimos cinco años, y la creciente brecha racial en la riqueza pone en peligro la integridad de las oportunidades económicas en EE.UU., según un estudio divulgado hoy en la página web del Instituto Urbano.

“Es importante destacar que la brecha racial en la acumulación de riquezas no es algo nuevo en EE.UU., pero ha aumentado en comparación con 1983: en promedio, los blancos tienen seis dólares de riqueza por cada dólar que tienen los negros e hispanos”, dijo a Efe Signe-Mary McKernan, coautora del estudio.

“El segundo mandato del presidente Obama apenas comienza… se necesitan reformas, por ejemplo en el código tributario, para fomentar la adquisición de riqueza y no sólo entre las familias de altos ingresos, porque una vibrante clase media es clave para la prosperidad de Estados Unidos”, subrayó la experta.

En 2009, más de la mitad de los 400.000 millones de dólares en subsidios estuvo destinada al cinco por ciento de los contribuyentes con ingresos más altos, “pero se pueden ampliar los programas disponibles para dar incentivos a familias con menores ingresos para que ahorren, abran negocios o compren casa”, agregó.

En 2010, los blancos, en promedio, registraron ingresos dos veces mayores que los de negros e hispanos, pero su riqueza acumulada fue seis veces mayor que la de estas minorías.

Ese año, los hogares blancos tuvieron en promedio una riqueza de 632.000 dólares, en comparación con la de 98.000 dólares entre los negros y 110.000 dólares entre los hispanos, un aumento en la proporción de cinco a uno en 1983.

En cambio, la brecha de ingresos es mucho menor: en 2010, el ingreso promedio de los hogares blancos fue de 89.000 dólares, casi el doble del promedio de 46.000 dólares para negros e hispanos, y aproximadamente en la misma proporción de 1983.

Este detalle es clave para la radiografía de la brecha económica en EE.UU., porque, tras sustraer toda deuda pendiente, la riqueza abarca el total de bienes, incluyendo ahorros y pensiones, y el valor de propiedades.

La riqueza, además, garantiza ingresos suficientes para costearse una mejor educación y conseguir mejores empleos que a su vez sirvan de trampolín a la clase media.

Según el Instituto Urbano, la brecha en la riqueza aumenta porque los negros e hispanos “tienen menos probabilidades” de tener casa propia o ahorros para su jubilación. En 2010, tres cuartas partes de las familias blancas tenían vivienda propia, en comparación con menos de la mitad de las familias negras e hispanas.

Entre 2007 y 2010, las familias blancas perdieron el 11 % de su riqueza, mientras que entre las familias hispanas la contracción fue del 44 %, debido principalmente a la caída de los precios de la vivienda.

Entre los negros, bajó el 31 % debido a una merma del 35 % en sus bienes de jubilación y una alta tasa de desempleo, indicó el estudio del grupo no partidista.

Para el autor, Kevin Gray, Obama no ha hecho lo suficiente para aliviar “la depresión (económica) en la comunidad negra”, cuya tasa de desempleo es del 13,3 %, en comparación con la tasa nacional del 7,6 %.

“Mientras evoluciona su legado económico racial, la recuperación (económica) bajo Obama es peor que la recesión bajo George W. Bush entre los negros”, argumentó hoy Gray en su blog, publicado por el Institute for Public Accuracy.

Al igual que otros líderes afroamericanos, Gray tiene poco optimismo de que pueda reducirse la brecha racial en la riqueza a corto plazo.