Tráfico | T 68° H 45%

Inmigración

Denuncian detención de menores indocumentados en cárceles para adultos

WUNI News
06/04/2013 9:56 AM
Actualizada: 06/05/2013 12:58 PM

Chicago, 4 jun (EFE).- El Gobierno recluyó a 1.366 niños indocumentados en centros de detención de Inmigración para adultos entre 2008 y 2012, y en la mayoría de los casos durante más de una semana, denunció hoy el Centro Nacional de Justicia Inmigrante de Chicago.

Según un comunicado, las reclusiones se realizaron en cárceles y prisiones contratadas por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para alojar a adultos mientras aguardan el proceso de deportación.

La directora ejecutiva del centro, Mary Meg McCarthy, dijo que se trata de una “revelación alarmante”, porque estos niños “estuvieron aislados del asesoramiento de abogados y se les habría negado protección legal”.

“El Congreso debería intervenir para responsabilizar al DHS por un sistema de detención de inmigrantes que ha crecido demasiado y está fuera de control”, señaló.

El centro solicitó información en 2010 sobre los niños custodiados por Inmigración y luego de un litigio en una corte federal de Chicago el DHS divulgó estadísticas correspondientes a 30 de los aproximadamente 200 centros de detención de adultos contratados.

Los números conocidos permiten establecer que niños indocumentados pasaron un total de 36.598 días en establecimientos para adultos, según el comunicado.

Agrega que todos los años el DHS detiene a miles de niños indocumentados que en su mayoría son deportados. Entre ellos figuran menores en busca de asilo, jóvenes que ingresaron ilegalmente a los Estados Unidos para reunirse con familiares y otros que ingresaron legalmente pero permanecieron más allá del plazo otorgado por sus visas.

Un acuerdo legal de 1985, conocido como Flores versus Reno, requiere que “los menores no permanezcan detenidos más de 24 horas junto a adultos no relacionados”, y establece lineamientos para la detención, liberación y tratamiento de niños custodiados por Inmigración.

El centro señala que la información obtenida indica que el DHS violó los términos de ese acuerdo y sus propias políticas y reglamentaciones.

“El Gobierno de Estados Unidos tiene la responsabilidad de proteger el bienestar y los derechos humanos de todos los niños en el sistema de Inmigración”, dijo McCarthy.

“El Congreso y la administración Obama deben supervisar que el DHS cumpla con el acuerdo Flores, que fue previsto para que ningún niño sufra en un ambiente carcelario punitivo o peligroso mientras trata de navegar el complejo sistema de inmigración de este país”, agregó.