Tráfico | T 50° H 63%

Inmigración

Aumentan presión sobre senador republicano para que apoye reforma migratoria

WUNI News
06/18/2013 12:36 PM
Actualizada: 06/19/2013 1:37 PM

Chicago, 18 jun (EFE).- Funcionarios electos del condado Cook (Illinois) y activistas proinmigrantes aumentaron hoy la presión para que el senador republicano por Illinois, Mark Kirk, apoye la reforma migratoria que se debate en el Senado federal.

“Confiamos en que el senador Kirk se ubique en el lugar correcto de la historia”, dijo este martes Toni Preckwinkle, presidenta de la Junta de Comisionados del mayor condado de Illinois, donde se asienta Chicago.

La funcionaria recordó que Kirk fue uno de los quince senadores republicanos que se opuso la semana pasada al comienzo del debate del proyecto de ley en el pleno de la Cámara Alta, con reclamos de una mayor seguridad previa en la frontera entre EE.UU. y México.

“La frontera está más segura que nunca y los cruces ilegales en su nivel más bajo en 40 años, y esto debido al trabajo de los agentes de Inmigración y no a la mala economía”, defendió Preckwinkle en una conferencia de prensa.

En su opinión, no se puede mantener en suspenso la discusión de una reforma porque cada día que pasa unas 1.100 familias más son separadas por las deportaciones, “algo de lo que todos deberíamos avergonzarnos”.

Por su parte, el comisionado Jesús García defendió que Kirk tiene que “divorciarse” de los extremistas de su partido que “pretenden continuar separando familias y encarcelando gente a un costo de más de 2.000 millones de dólares anuales”.

“Kirk tiene que escuchar la voz de la mayoría de Illinois, integrada por gente republicana y demócrata. La ventana se está cerrando y es el momento de ejercer liderazgo”, señaló.

García, de origen mexicano, fue el autor de una ordenanza aprobada en septiembre de 2012 por la Junta de Comisionados, que suspendió la colaboración de las cárceles del condado Cook con Inmigración.

Desde entonces no se retiene en la cárcel a los indocumentados que hayan pagado fianza y no sean requeridos por la Justicia por delitos mayores, lo que motivó presiones de Inmigración resistidas por Preckwinkle.

Según cifras de la Coalición de Illinois para los Derechos de Inmigrantes y Refugiados (ICIRR), en este estado hay 56.000 niños y jóvenes que tuvieron que separarse de sus padres a causa de las deportaciones.

Entre ellos Jennifer Velázquez, de 19 años, nacida y criada en Chicago y actualmente estudiante universitaria.

La joven relató hoy en declaraciones a la prensa su experiencia con la deportación de su padre en 2012, después de vivir y trabajar en EE.UU. durante 20 años.

María Pesqueira, de Mujeres Latinas en Acción e integrante de ICIRR, también urgió a Kirk a “hacer lo correcto” y separarse de su historia, “que no ha sido buena en materia de inmigrantes en general y del tratamiento de las mujeres”.

En un comunicado, la coalición dijo que la conducta de Kirk en el Senado ha demostrado “que no está en contacto con sus constituyentes y puede provocar un daño permanente entre el Partido Republicano de Illinois y los votantes inmigrantes”.

El diario Chicago Tribune también ha publicado un llamado a Kirk pidiéndole que demuestre que “no es una marioneta en manos de los extremistas de su partido, sino un líder que piensa independientemente”.