Tráfico | T 42° H 82%

Inmigración

Boehner dice no habrá reforma migratoria sin apoyo de mayoría de republicanos

WUNI News
06/18/2013 1:34 PM
Actualizada: 06/19/2013 1:35 PM

Washington, 18 jun (EFE).- El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, dijo hoy que no presentará para votación ante la Cámara Baja una propuesta de reforma migratoria que no tenga el mayoritario apoyo de los legisladores de su partido.

“No veo la posibilidad de llevar un proyecto de ley migratorio al pleno que no tenga el apoyo mayoritario de los republicanos”, indicó en rueda de prensa hoy en el Congreso el líder republicano, después de una reunión a puerta cerrada con representantes de su formación.

Boehner dijo que se mantendrá fiel a la conocida como norma “Hastert”, una medida que suelen seguir los líderes republicanos para que sólo se voten en el pleno las propuestas que cuenten con el apoyo de la mayoría republicana.

No obstante, ante la pregunta de si requerirá el mismo apoyo mayoritario en las negociaciones para consensuar una propuesta de reforma migratoria con el senado, Boehner dejó la puerta abierta a otras posibilidades.

La Cámara de Representantes debería presentar y votar una propuesta de reforma migratoria este año, para que finalmente sea armonizada con la propuesta del Senado (con mayoría demócrata), que contempla una vía a la ciudadanía para 11 millones de inmigrantes indocumentados.

Un gran número de republicanos de la Cámara de Representantes y el Senado se oponen a una reforma migratoria que incluya un camino a la ciudadanía sin garantizar la casi impermeabilidad de la frontera con México o que se radicalicen las medidas para aquellos que se queden en el país ilegalmente.

El Comité Judicial de la Cámara de Representantes empezó hoy las audiencias sobre la propuesta “Safe Act”, presentada por los republicanos y que pretende endurecer la persecución de los inmigrantes indocumentados.

El congresista republicano por California Dana Rohrabacher dijo este fin de semana que si Boehner consiente que se vote en el pleno una propuesta que no cuente con el apoyo de la mayoría conservadora se trataría de una “traición” y debería dejar de ser el presidente de la Cámara Baja.