Tráfico | T 38° H 79% | Powered by Yahoo! Weather

Inmigración

Cámara debate la propuesta republicana que aumenta la presión sobre indocumentados

WUNI News
06/18/2013 1:38 PM
Actualizada: 06/19/2013 1:39 PM

Washington, 18 jun (EFE).- El comité judicial de la Cámara de Representantes empezó hoy las audiencias sobre la propuesta “Safe Act”, presentada por los republicanos y que pretende endurecer la presión sobre los inmigrantes indocumentados.

Presentada por el representante conservador por Carolina del Sur Trey Gowdy en momentos en los que la propia Cámara trabaja en su propuesta de reforma migratoria, la llamada “Safe Act” propone, entre otras cosas, dotar de poder a las administraciones estatales y locales para que garanticen el cumplimiento de la ley federal en cuestiones migratorias.

La medida ha sido duramente criticada por los demócratas y las asociaciones de inmigrantes.

De hecho, el inicio de la audiencia de hoy se ha visto retrasado algunos minutos debido a la intervención de varios activistas proinmigrantes, quienes al grito de “¡Vergüenza, vergüenza!” interrumpieron la apertura de la sesión por parte del presidente del comité, el congresista por Virginia Bob Goodlatte.

Además de transferir competencias en materia de inmigración a las administraciones locales, la propuesta también plantea que cometer fraude en documentos como el visado o el pasaporte constituya un delito grave que pueda derivar en la deportación, y propone destinar más fondos a la construcción de centros de detención para indocumentados.

El objetivo de los republicanos es asegurar el cumplimiento de la ley en materia de inmigración, algo que, a su juicio, no hace la administración de Barack Obama.

“Nada mina más la esencia de esta república que la gente que elige a su gusto qué leyes va a hacer cumplir, cuándo las va a hacer cumplir y cuándo es políticamente oportuno para ellos no hacerlo”, recriminó a los demócratas el autor de la “Safe Act”, Trey Gowdy.

Sin embargo, los progresistas han respondido hoy tachando la medida de “mal comienzo” y asegurando que ésta no servirá más que para hacer de las comunidades en EE.UU. “un lugar menos seguro”.

“Esta es una propuesta tan extremista y cruel que este comité no puede hacer nada que no sea rechazarla”, indicó el representante demócrata por Michigan John Conyers.

La propuesta llega a la Cámara en un momento extremadamente delicado, en el que, por un lado, el Senado está debatiendo su proposición de reforma migratoria que contempla la legalización de los 11 millones de indocumentados que se calcula que residen en EE.UU. y, por otro, la propia Cámara trabaja para tener lista su proposición antes de que termine el año.

Hace apenas unas semanas, la cámara baja votó en contra de la amnistía promulgada el año pasado por Barack Obama a los jóvenes indocumentados o dreamers, y que los protege temporalmente de la deportación, lo que ya entonces se interpretó como una declaración de intenciones con respecto al debate migratorio.