Tráfico | T 29° H 63%

Confederaciones | Fútbol

La Fiscalía exige garantías para las protestas en el partido Brasil-Uruguay

WUNI News
06/25/2013 12:10 PM
Actualizada: 06/26/2013 9:57 AM

Brasilia, 25 jun (EFE).- El Ministerio Público brasileño exigió hoy “garantías para la seguridad” de quienes pretenden protestar contra la Copa Confederaciones en Belo Horizonte, en el marco del partido que mañana disputarán Brasil y Uruguay por la semifinal del torneo.

“Se ha pedido que se respete el derecho a la protesta y se vele por la seguridad de los manifestantes”, dijo a Efe un portavoz del Ministerio Público de Minas Gerais, cuya capital es Belo Horizonte, escenario del partido correspondiente a las semifinales de la Copa, organizada por la FIFA.

La fuente también admitió que los movimientos sociales que han convocado las protestas han “sugerido” que “el partido se cancele” si las autoridades no garantizan el “derecho a la manifestación y la seguridad”, aunque subrayó que esa propuesta no fue presentada por la fiscalía a las autoridades de la ciudad.

Según los movimientos sociales que organizan las protestas contra el gasto público en la Copa Confederaciones y el Mundial de 2014, la manifestación de mañana en Belo Horizonte puede congregar a más de 100.000 personas.

La tensión que precede al encuentro entre Brasil y Uruguay debido a las manifestaciones que ya hubo frente a otros estadios en que se disputa el torneo, fue atizada este domingo por el coronel Márcio Martins Sant’ana, jefe de la Policía Militar de Minas Gerais.

El jefe policial declaró en rueda de prensa que si la protesta pretende llegar a las puertas del estadio Mineirao, como ha ocurrido con otras manifestaciones, “el combate será inevitable”.

Martins Sant’ana explicó que las autoridades han establecido un perímetro de dos kilómetros en torno al estadio, en el que no serán permitidas las manifestaciones.

El pasado domingo, cuando en el estadio Mineirão jugaron las selecciones de Japón y México, unas 60.000 personas que protestaban contra la Copa Confederaciones fueron contenidas por la policía a unos tres kilómetros del coliseo.

La manifestación fue reprimida con gases lacrimógenos y balas de goma y los enfrentamientos dejaron al menos quince heridos.

En una nota oficial, el Ministerio Público explicó que pidió garantías para los manifestantes sobre la base de “los violentos conflictos del pasado sábado y declaraciones que puedan exasperar” los ánimos de quienes protestan y de las fuerzas de seguridad.

Las protestas contra la Copa Confederaciones se han sumado a una ola de manifestaciones que desde hace dos semanas sacude a Brasil con múltiples demandas, que van desde mejores servicios públicos hasta un combate frontal a la corrupción.

La FIFA no se ha pronunciado sobre el clima previo al partido entre Brasil y Uruguay, pero hoy anunció que las puertas del estadio Mineirão serán abiertas mañana cuatro antes del encuentro y no tres, como ha ocurrido en otros choques de la Copa Confederaciones.