Tráfico | T 57° H 77%

Nacionales | Noticias Locales

Autoridades advierten de que “una bala mata la fiesta” del 4 de julio en Estados Unidos

WUNI News
07/03/2013 3:15 PM

(EFE) Las autoridades de Miami advirtieron hoy del peligro que entraña festejar el 4 de julio, Día de la Independencia de Estados Unidos, con disparos al aire, una fecha tan marcada por el orgullo patriótico, las barbacoas en el jardín y los fuegos artificiales.

La concejal del condado de Miami-Dade Audrey M. Edmonson y la fiscal estatal Katherine Fernández-Rundle presentaron la campaña “Una bala mata la fiesta” con un claro mensaje: el gran riesgo que supone realizar disparos al aire, ya que una bala perdida puede acabar con la vida de alguna persona.

Según la Oficina para el Control del Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF, por su sigla en inglés), las balas disparadas al aire pueden superar los tres kilómetros de altura, para luego caer a una velocidad de 90 a 200 metros por segundo.

La policía recordó que en la celebración del 4 de julio de 2009 una mujer del sur de Florida murió tras ser alcanzada en el jardín de su casa por una bala perdida.

Y en junio pasado un adolescente residente en Miramar, al norte de Miami, fue herido por un disparo al aire, probablemente hecho por alguien que celebraba la conquista de los Heat del campeonato de baloncesto de la NBA.

“Por favor, que nadie dispare al aire. No solo es totalmente contrario a la ley, sino que las balas perdidas ponen en riesgo la vida de personas”, dijo a Efe Marta Martínez-Alemán, secretaria de la concejal Edmonson.

Por eso pedimos a los residentes en el condado que, si observan a una persona disparando al aire, “que llamen de inmediato a la policía”. “No tienen que identificarse ni dar su nombre” al hacer la denuncia, precisó.

Son precisamente “los niños que están jugando, en algún evento deportivo o en la calle viendo los fuegos artificiales” los más expuestos, las “víctimas”, resaltó Martínez.

Asimismo, la Guardia Costera estadounidense pidió a la gente que se mantenga sobria si festeja con amigos y familiares el 4 de julio a bordo de alguna embarcación de recreo.

“Queremos que la gente disfrute este 4 de julio y el verano en el mar, pero no vamos a tolerar la embriaguez”, apuntó David Kelley, oficial guardacostas, quien reconoció que esta fecha es conocida por lo mucho que bebe la gente y la gran cantidad de embarcaciones que salen al mar. Y también, tristemente, por los “accidentes mortales” que se producen, aseveró.

En concreto, en 2012, el consumo de alcohol fue responsable de cerca del 17 % de las muertes relacionadas con embarcaciones de recreo en EE.UU.

De los cincuenta estados del país, Florida registra el número más alto de accidentes por consumo de alcohol y el segundo mayor de muertes por accidentes en embarcaciones relacionadas con bebidas alcohólicas.

La Guardia Costera estableció una serie de recomendaciones para festejar de forma segura el 4 de julio, entre otras la seguridad de contar con chalecos salvavidas a bordo, contar con una buena radio de banda marítima VHF-FM con acceso al canal 16 de los guardacostas.

Además, es aconsejable que los que salgan a navegar estos días tengan un plan de navegación y le comuniquen a la familia o amigos en tierra el lugar dónde van a embarcar, el lugar de destino y cuándo piensan estar de regreso.

Por otro lado, las autoridades recordaron a los padres la importancia de estar atentos y vigilantes de sus hijos en las piscinas privadas y públicas, con motivo de la celebración de esta fecha tan señalada en el calendario de Estados Unidos.

“En la fiesta del 4 de julio se registra un aumento del número de ahogados, en comparación con otras semanas del resto del verano”, señaló en un comunicado la Comisión de Seguridad de Productos al Consumidor (CPSC), que lleva a cabo una campaña para prevenir este tipo de accidentes entre niños pequeños.

Así, una media de 26 niños se ahogaron en piscinas y spa en EE.UU. en los últimos tres años durante la semana del 4 de julio y, sólo en 2013, murieron ahogados una treintena de niños menores de quince años, según la organización USA Swimming.

“Quiero que las familias y amigos disfruten esta fiesta del 4 de julio juntos en las piscinas y que sigan las advertencias” para que no se repita la “trágica pérdida” de seres queridos, destacó Inez Tenenbaum, directora del CPSC.

Tenenbaum hizo hincapié en la necesidad de que los padres enseñen a sus hijos a nadar, cerquen las piscinas de sus casas y pongan un socorrista o a alguien que sepa nadar pendiente exclusivamente de la seguridad de los niños.

Cerca de 300 niños menores de cinco años fallecen anualmente en EE.UU. por ahogamiento en piscinas o spa, y unos 5.100 menores de quince años son trasladados de emergencia a hospitales por accidentes en piscinas.