Tráfico | T 37° H 62%

República Dominicana

Indignación por “brutal” violación de menor en cárcel dominicana

WUNI News
07/09/2013 12:30 PM
Actualizada: 07/09/2013 12:30 PM

Varios sectores dominicanos expresaron hoy su indignación por la violación “brutal” de que fue objeto una menor en una cárcel del este del país, donde antes de la agresión fue drogada hasta perder la memoria, según la denuncia.

De acuerdo con la información, la menor ingresó a la cárcel General Pedro Santana, en la provincia El Seibo, en compañía de una supuesta religiosa, no identificada, para realizar obras de caridad.

Una vez en el lugar, fue drogada por Wady Encarnación, quien guarda prisión por el comercio de drogas y quien posteriormente la violó “brutalmente”, según denunció a la prensa la madre de ésta, Luz Eneyda Mercedes Zorrilla.

Según la versión de la mujer, la menor sufrió una fuerte hemorragia y las autoridades de la cárcel, en vez de trasladarla a un centro médico, intentaron parar el sangrado en la misma prisión de forma rudimentaria.

De acuerdo con el resultado médico dado a conocer por la legista Teresa Aquino, la menor sufrió “desgarramientos y hematomas vaginales”.

La adolescentes está “traumatizada” y su madre pidió a las autoridades una investigación que permita establecer responsabilidades porque, según dijo, en la mencionada cárcel “están metiendo menores a sostener relaciones con los internos (…)”.

La Procuraduría General de la República (Ministerio Público) respondió hoy a la denuncia con la destitución del funcionario a cargo de la cárcel, Amaury Jiménez, e informó que en las próximas horas presentará nuevos cargos contra Encarnación, quien guarda prisión preventiva en dicho centro por microtráfico.

El Ministerio Público solicitó al Ministerio de las Fuerzas Armadas, que tiene el control de esta prisión, aplicar las sanciones correspondientes a Jiménez, al tiempo que manifestaron su indignación por el hecho, que calificaron de “reprochable” e “inaceptable”.

Las investigaciones del caso están a cargo del procurador fiscal titular de El Seibo, magistrado Henry Estévez; y del procurador fiscal Jaime Mota, quienes profundizan las indagatorias para establecer responsabilidades de manera individual sobre los involucrados en el caso, y solicitar en ese orden las medidas de coerción correspondientes, informó la Procuraduría

Las autoridades del Ministerio Público indicaron en un comunicado que por el caso serán investigadas además del reo y el alcaide, el encargado de seguridad, la religiosa que supuestamente llevó a la menor a la cárcel, así como el personal responsable de supervisar las entradas y salidas de los visitantes al penal.

Asimismo, expresaron que tanto los familiares como la menor recibirán asistencia psicológica.

Por su parte, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) exigió hoy a la Procuraduría General de la República a través de un comunicado desmantelar la estructura “mafiosa” que, a su juicio, existente en la cárcel pública de esa provincia.

Dicha cárcel, según la entidad, “es tierra de nadie” y “el dinero es el que manda”.

“No se trata solo de la vulgaridad y acto depravado ocurrido recientemente al ser violada una menor de edad por un interno luego de ser drogada”, señaló José Guzmán, presidente de la CNDH en El Seibo.

De acuerdo con el activista de los derechos humanos, la citada prisión “se ha convertido en un gran negocio para los que tienen el control de la misma” y “el microtráfico luce ser un negocio normal”.

Las autoridades carcelarias “no son ajenas a esta triste realidad de prostitución y corrupción en la cárcel pública de El Seibo, a todas luces la tolerancia le reporta beneficios compartidos”, dijo.

Esta prisión, perteneciente al viejo modelo penitenciario, “se puede catalogar como un antro de corrupción de cuyas acciones delincuenciales y pecaminosas dentro del penal por omisión e indiferencia sacan su partida las autoridades de la misma”.

Según Guzmán, esta cárcel fue diseñada para albergar 300 personas y en la actualidad tiene 850, unido esto “a la gran promiscuidad existente ante la carencia de instalaciones sanitarias adecuadas y problemas de desagües de aguas negra”.