Tráfico | T 56° H 93%

Inmigración

Reforma migratoria fomentará la productividad agrícola, según Casa Blanca

WUNI News
07/29/2013 10:58 AM
Actualizada: 07/30/2013 10:59 AM

Washington, 29 jul (EFE).- El Congreso federal debe aprobar una reforma migratoria como la que adoptó el Senado el mes pasado, porque ésta fomentará la estabilidad y productividad del sector agrícola en este país, según un informe divulgado hoy por la Casa Blanca.

El presidente, Barack Obama, “urge a la Cámara de Representantes a tomar acción y dar avance al proyecto de ley del Senado o una legislación integral similar”, y se compromete a trabajar con todas las partes para que la reforma “se haga realidad lo antes posible”, indicó el informe.

El estudio señaló que el sector agrícola de EE.UU. registrará previsiblemente en 2013 ingresos por 128.200 millones de dólares, que, ajustado a la inflación, será el nivel más alto desde 1973, mientras que el valor de las exportaciones totalizará unos 135.800 millones de dólares.

Sin embargo, el “maltrecho” sistema migratorio perjudica al sector agrícola porque no garantiza “una fuerza laboral predecible y estable”, indicó el informe elaborado por el equipo económico de la Casa Blanca.

El sector agrícola empleó en 2012 a cerca de 1,1 millones de trabajadores y, según el Departamento de Trabajo, la mitad de ellos trabajaron “sin papeles” entre 2005 y 2009.

Entre los que llevan menos de dos años en los campos el 72 % es indocumentado.

Durante una conferencia telefónica con periodistas, el secretario de Agricultura, Tom Vilsack, destacó los beneficios económicos de la reforma, incluyendo la reducción del déficit, el fortalecimiento del Seguro Social y la creación de empleos.

“Por eso es importante que el Congreso complete su trabajo sobre la reforma migratoria… ahora depende de la Cámara de Representantes que apruebe una reforma migratoria integral o una serie de medidas que equivalgan” a esa reforma, enfatizó Vilsack.

El funcionario advirtió que cada estado del país sufrirá pérdidas si el Congreso no aprueba la reforma que, a su juicio, no es una “amnistía” -como argumentan sus detractores- porque los indocumentados tendrán que pagar fuertes multas y cumplir con una serie de requisitos para “ganarse” el derecho a la legalización y eventual ciudadanía.

La reforma migratoria como la que aprobó el Senado el pasado 27 de junio es una apuesta en la que todos ganan: sacará de la sombra a millones de trabajadores agrícolas indocumentados y permitirá que los agricultores tengan acceso a una fuerza laboral “fiable y cualificada”, señaló el documento.

En concreto, un programa de trabajadores huéspedes y la legalización de los indocumentados son dos componentes que “darán certidumbre y una fuerza laboral fiable y estable al sector agrícola”, aumentando la productividad y la creación de empleos, indicó.

El análisis incluye un desglosado del impacto de la reforma migratoria en los sectores agrícolas en cada uno de los 50 estados de la nación, que sería especialmente notable en estados con alto número de granjas y que dependen de la mano de obra extranjera, incluyendo California, Illinois, Iowa, Kentucky, Minesota, Tennessee y Texas.

Según ese análisis, la regularización de la población indocumentada a través de la expansión del programa de visas “H-2A”, por ejemplo, ayudaría a crear 9.426 empleos en California, 4.721 en Texas, 2.466 en Florida y 1.737 en Illinois.

La Cámara de Representantes, bajo control republicano, ha dejado en claro que trabajará en su propia versión de la reforma migratoria y que prefiere adoptar medidas individuales por separado, en vez de hacerlo de forma integral.

La medida que salga de la Cámara Baja tendrá que ser armonizada con la versión del Senado para lograr un texto definitivo que pueda ser promulgado por Obama.