Tráfico | T 83° H 38% | Powered by Yahoo! Weather

Inmigración

Policía de Los Angeles ensayará mediación en casos de discriminación racial

WUNI News
07/30/2013 9:41 AM
Actualizada: 07/31/2013 9:42 AM

Los Ángeles, 30 jul (EFE).- La comisión que supervisa a la policía de Los Ángeles autorizó hoy la aplicación de un programa piloto que establece un sistema de mediación en los casos en los que se acusa a los agentes de utilizar un perfil racial para aplicar la ley.

El programa aprobado por la Comisión de la Policía -entidad civil que supervisa el Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD, en inglés)- permitirá que en algunos casos el oficial acusado de perfil racial y su acusador puedan encontrarse cara a cara para discutir los hechos.

Con el programa piloto aprobado por una duración de tres años, la participación en una reunión de este tipo será voluntaria por ambas partes y colaboradores neutrales, entrenados por funcionarios de la ciudad, mediarán en las sesiones.

Según explicó hoy en la reunión de la Comisión de la Policía el comandante Rick Webb, un equipo especializado de investigadores analizará si los oficiales, en los casos más resonantes, han violado los derechos constitucionales de una persona.

Según señaló Webb, con el nuevo proceso de mediación se busca que cada una de las partes “se ponga en los zapatos del otro”.

En noviembre del 2010, el Departamento de Justicia de los EE.UU. advirtió al LAPD que sus investigaciones sobre la aplicación de perfil racial por sus oficiales no eran adecuadas y que algunos policías todavía toleraban esa práctica.

En marzo del 2012, una investigación interna del LAPD concluyó que un oficial blanco tenía como objetivo a los conductores latinos para realizar detenciones de tráfico por razón de su raza, siendo la primera vez que la policía halló culpable a un oficial de utilizar el perfil racial.

Organizaciones defensoras de los derechos civiles y de los inmigrantes se han quejado frecuentemente de que algunos agentes de la policía angelina utilizan el perfil racial, especialmente contra los hispanos y los afroamericanos, y generalmente en detenciones de tráfico o de peatones, aunque por la dificultad de probarlo, esta afirmación no ha tenido mayor repercusión legal.