Tráfico | T 57° H 96%

Inmigración

Exfuncionario de EEUU dice que deportaciones no solucionan inmigración ilegal

WUNI News
08/22/2013 4:23 PM

(EFE) El exdirector del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés) de EE.UU., John Morton, consideró hoy que su país debe dejar atrás las deportaciones como el único modo de hacer frente a la inmigración ilegal, y se mostró optimista sobre la aprobación de la reforma migratoria.

“La situación nunca ha sido mejor (para lograr la reforma), la cuestión no es si la reforma migratoria se logrará, porque la gente que está envuelta en ello sabe que tiene que ocurrir tarde o temprano. (…) La cuestión es exactamente cuándo y cuáles van a ser los detalles”, dijo el exfuncionario.

Morton reconoció durante una entrevista con el canal Vme, a la que hoy tuvo acceso Efe y que será emitida este viernes, que el sistema actual es fallido y que jamás intentó mostrar que la “ley estaba funcionando bien” o que su agencia tenía “los recursos necesarios”.

“Hay once millones de personas en situación ilegal en este país, y simplemente no hay manera de que deportemos a todos ellos. Es imposible. Así que enfoquemos los recursos de la agencia en aquellas personas en las que tiene sentido hacerlo, personas que han cometido delitos o que han sido deportadas varias veces y han vuelto o que han cometido fraude”, dijo el exdirector del ICE.

Estados Unidos deporta cada mes a cientos de indocumentados a México, Guatemala, Honduras, Nicaragua, República Dominicana y a otros países latinoamericanos.

Morton, que dirigió el ICE durante más de cuatro años, desde que fuera confirmado por unanimidad en el Senado en 2009, emitió un memorando en 2010 dando instrucciones a sus agentes para centrarse en deportar a aquellos inmigrantes ilegales que habían cometidos delitos y además habían incurrido en ellos repetidas veces.

Durante los primeros tres años al frente del cargo, el número de deportaciones en Estados Unidos aumentó un 7 %.

Morton explicó que una buena política migratoria no sería aquella que implique la deportación para personas que llevan viviendo décadas en Estados Unidos, cuyos hijos son estadounidenses y que “solo llegaron al país para trabajar”.