Tráfico | T 56° H 55%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Canadá deniega participación a ente ambiental de EEUU en revisión a oleoducto

WUNI News
02/18/2014 2:52 PM

Toronto (Canadá), 18 feb (EFE).- Las autoridades canadienses cerraron la puerta a la participación de la Agencia de Protección Medioambiental de EE.UU. (EPA) en las vistas públicas de la ampliación del oleoducto canadiense Trans Mountain, informaron hoy medios locales.

La negativa del Consejo Nacional de Energía de Canadá, que supervisa los proyectos energéticos del país, a conceder una extensión para que la EPA participara en las vistas públicas se produce en el contexto de las diferencias entre Ottawa y Washington por el oleoducto Keystone XL.

El rechazo fue divulgado hoy por medios de comunicación canadienses.

Canadá está presionando a Estados Unidos para que permita la construcción de Keystone XL, que transportará petróleo de las arenas bituminosas canadienses a refinerías en Texas (EE.UU.).

De momento, el Gobierno estadounidense tiene paralizado el controvertido proyecto mientras realiza estudios de impacto medioambiental.

Canadá considera Keystone XL vital para sus intereses políticos y económicos y en conjunción con el sector petrolero ha lanzado una intensa campaña para conseguir la aprobación del proyecto.

Aunque el oleoducto Trans Mountain, que transportará 900.000 barriles de petróleo al día (el triple que en la actualidad) entre las localidades de Edmonton y Burnaby, en la costa del Pacífico, discurre exclusivamente por territorio canadiense, su impacto medioambiental afectará al estado de Washington, en EE.UU.

Estados Unidos también resultará afectado por el aumento del tráfico de buques petroleros en la región del Pacífico, que se estima pasará de una media actual de cinco navíos al mes a 30.

El oleoducto Trans Mountain, de la empresa estadounidense Kinder Morgan, tiene un presupuesto de 5.400 millones de dólares.

EPA ha multado en varias ocasiones en los últimos años a Kinder Morgan por violar las leyes federales estadounidenses.

El Gobierno del primer ministro canadiense, Stephen Harper, está embarcado en una agresiva explotación de los yacimientos de petróleo situados en las arenas bituminosas de la provincia de Alberta.

Harper retiró a Canadá del Protocolo de Kioto, el único país que lo ha hecho, en 2012 para poder trabajar con total libertad en los yacimientos.

El Gobierno canadiense también modificó el año pasado la revisión medioambiental de proyectos energéticos para dificultar la participación de ciudadanos y organizaciones medioambientales.

El Consejo Nacional de Energía de Canadá ya ha señalado que el impacto en el cambio climático no será incluido en la valoración de la ampliación del oleoducto Trans Mountain.

Etiquetas