Tráfico | T 72° H 73% | Powered by Yahoo! Weather

Espectáculos | OSCAR

Esteban Crespo, el abanderado español en la 86 edición de los Óscar

WUNI News
02/24/2014 10:30 AM
Actualizada: 02/24/2014 11:36 AM

Redacción Cultura, 24 feb (EFE).- El madrileño Esteban Crespo será el único representante del cine español en la 86 edición de los Óscar que se celebrará el próximo domingo y a la que llegará con el objetivo de hacerse con el premio al mejor cortometraje por su trabajo “Aquel no era yo”.

Una dura historia, la de los niños soldados en África, con la que Crespo tratará de cerrar un ciclo que comenzó cuando ganó los premios de mejor cortometraje, director y actor (Gustavo Salmerón) en el Festival de Málaga de 2012.

También se hizo con el Goya en la edición de 2013 y ahora optará a un Óscar frente a otros cortos igualmente destacados, que navegan entre el drama de “Avant que de tout perdre”, del francés Xavier Legrand y producido por Alexandre Gavras -hijo de Costa Gavras-, y “Helium”, del danés Anders Walters, o la comedia “Do I Have To Take Care of Everything?”, de la finlandesa Selma Vilhunen.

Pero la favorita es la producción británica “The Voorman Problem”, dirigida por Mark Gill y que cuenta como principal baza con Martin Freeman como protagonista, una presencia que puede conseguir por sí sola una buena cantidad de votos.

En el caso de Crespo, la crítica estadounidense se ha mostrado dividida frente al corto por su tratamiento explícito de la violencia, lo que se ha convertido en el “hándicap absoluto” -en palabras del realizador español- de un filme sobre niños soldados que intenta provocar una reacción en el espectador.

“Las hay muy buenas (críticas) y muy malas y beligerantes, pero incluso las muy malas dicen que está muy bien hecho. Se meten con el trasfondo”, manifestó el autor en una reciente entrevista con Efe.

El corto, que dura 24 minutos, narra la experiencia de dos cooperantes españoles -Gustavo Salmerón y Alejandra Lorente- que llegan a un país africano en conflicto, donde se dan de frente con el drama de los niños que son secuestrados por los rebeldes para convertirles en combatientes deshumanizados.

Un corto que se proyectó en la sede de la ONU en Nueva York, donde se debatió el problema que cuenta la película y que fue un acontecimiento vivido con especial intensidad por Crespo.

Con este trabajo quiere colaborar con las organizaciones no gubernamentales que luchan para denunciar la utilización de niños soldado -puede haber más de 250.000 en el mundo-.

Rodada en la provincia española de Toledo -concretamente en Escalona (centro de España)-, Crespo, que es también el guionista, utilizó para interpretar a los niños soldados a españoles hijos de africanos, entre los que destaca el guineano Juan Tojaka, que llegó a España con dos años y que interpreta a un niño que desarrolla una relación especial con la cooperante española.

Un corto que será el único representante español en los Óscar este año que, de llevarse la estatuilla, será el décimo octavo galardón de la Academia de Hollywood que consiga el cine español.

Crespo se podrá unir a una lista cuyo último nombre es el de Penélope Cruz, que en 2009 fue considerada la mejor actriz de reparto en “Vicky Cristina Barcelona”, de Woody Allen.

El año anterior había sido Javier Bardem, quien se llevó el mismo Óscar, en categoría masculina por “No country for old men”, de los hermanos Coen.

Pedro Almodóvar tiene dos, a la mejor película de habla no inglesa por “Todo sobre mi madre” (2000), y al mejor guión por “Hable con ella” (2003), así como el director artístico Manuel Gil Parrondo, “Patton” (1970) y “Nicholas and Alexandra” (1971).

Dos películas que también supusieron otros Óscar para españoles. Antonio Mateos, por los decorados de “Patton” y el modisto Antonio Cánovas del Castillo, por el vestuario de “Nicholas and Alexandra”.

En 1973, Luis Buñuel, se llevó el Óscar a la mejor película de habla no inglesa por “El discreto encanto de la burguesía”, de producción francesa, y en 1978 Néstor Almendros se hizo con el de dirección de fotografía por “Days of heaven”, de Terrence Malick.

En 1983 “Volver a empezar”, de José Luis Garci, logró el Óscar como filme extranjero, categoría en la que triunfaría en 1994 Fernando Trueba con “Belle Epoque” y Alejandro Amenábar en 2005 por “Mar adentro”.

En 2006 se consiguieron los de mejor maquillaje -David Martí y Montse Ribé- y de dirección artística, para Pilar Revuelta, en ambos casos por su trabajo en “El laberinto del fauno”, del mexicano Guillermo del Toro.

Y en el apartado de logros técnicos también se han obtenido dos Óscar: el de Juan de la Cierva y Hoces en 1970 y en 2008 fue para la empresa española Next Limit Technologies.

Por Alicia García de Francisco.