Tráfico | T 58° H 47%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

El Pentágono cree que hay tiempo antes de una decisión irreversible sobre Afganistán

WUNI News
02/26/2014 4:47 PM
Actualizada: 02/26/2014 8:05 PM

Washington, 26 feb (EFE).- El jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, el general Martin Dempsey, aseguró en una visita sorpresa hoy en Afganistán que aún queda tiempo para que Kabul aclare su postura sobre el futuro de la presencia estadounidense en el país desde 2015.

Desde la base estadounidense de Bagram (Afganistán), Dempsey recordó que la firma de un acuerdo bilateral de seguridad con Kabul es esencial para dotar de certidumbre a las 33.600 tropas estadounidense desplegadas aún en el país centroasiático.

Este martes, el presidente estadounidense Barack Obama pidió al Pentágono que mantenga abierta la opción de la retirada total de Afganistán habida cuenta la negativa de su homólogo afgano, Hamid Karzai, a firmar el acuerdo que establecerá el marco para la presencia militar extranjera tras finales de este año.

Debido a los plazos y a la dificultad logística de la salida de Afganistán tras 13 años de guerra, Dempsey aseguró que “estamos en un punto en el que tenemos que comenzar a planear otras opciones”, algo que “veíamos venir”.

Entre las opciones está la salida total de Afganistán, algo que, según Estados Unidos, mermaría la capacidad de las fuerzas armadas de responder a la amenaza talibán, así como su entrenamiento y modernización.

Karzai ha dicho que el ganador de las elecciones presidenciales de abril, a las que no concurre, deberá decidir si firma o no ese acuerdo bilateral con Estados Unidos.

“Estados Unidos no quiere dejar Afganistán, principalmente porque Al Qaeda, un movimiento ideológico que se manifiesta en violencia y antiamericanismo, sigue vivo”, aseguró el general en declaraciones transmitidas por el Pentágono.

El general explicó que Al Qaeda está en plena “metamorfosis” y no se debe reducir la presión sobre la organización, “presente desde Afganistán hasta Mali”.

Dempsey también aseguró que las Fuerzas Armadas no están dispuestas a más cambios y retrasos que afecten a la estructura y los plazos de aquellos que tienen previsto reemplazar a los que se vayan de Afganistán.

Tras esos relevos, el Pentágono espera mantener, con ayuda de miembros de la OTAN, una presencia alrededor de los 10.000 efectivos.