Tráfico | T 77° H 65% | Powered by Yahoo! Weather

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

El número de empleados públicos en Puerto Rico cayó el 5,6 % en 2013

WUNI News
02/27/2014 5:45 PM
Actualizada: 02/28/2014 11:57 AM

San Juan, 27 feb (EFEUSA).- El número de personas empleadas en Puerto Rico por el sector público, el mayor empleador de la isla, descendió un 5,6 % en 2013, según datos difundidos hoy por el Instituto puertorriqueño de Estadística.

Así, al final del año pasado había en Puerto Rico 228.287 empleados públicos, 13.517 personas menos (-5,6 %) que en diciembre de 2012, en gran parte debido a la caída del 6,2 % registrada entre los puestos ocupados por funcionarios de carrera.

Diciembre fue el primer mes de descenso mensual en el número total de empleados por el sector público después de cuatro meses de incrementos en la cifra neta de empleos en la Administración, a causa del incremento de los puestos ocupados por personal de confianza, así como por contratos que entran en la categoría de transitorios o irregulares.

Esta caída conjunta del empleo público ayudará a reducir los gastos de la Administración, que a comienzos de este mes tuvo que ver cómo las principales agencias de calificación bajaban la valoración crediticia de la isla al terreno del grado especulativo, el reservado para las inversiones que no se consideran seguras y donde se sitúan los famosos “bonos basura” o “chatarra”.

Tras la degradación, el gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, dio orden de reducir al máximo el gasto público y de hacerlo sin acometer despidos en el sector público.

Según datos recopilados también por el Instituto de Estadística de Puerto Rico, el número de empleados públicos de Puerto Rico se ha reducido en cerca de un 20 % en cinco años, con un recorte de unos 55.000 puestos de trabajo.

Unas tres cuartas partes de los empleos eliminados en esos cinco años correspondieron a jubilaciones en los puestos de carrera del Gobierno, así como a otros factores como el éxodo poblacional que sufre la isla, particularmente desde 2006, las presiones fiscales y los recortes de plantillas para reducir gastos.