Tráfico | T 58° H 84%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

El secuestro del soldado Shalit, segunda película rodada en la Gaza de Hamas

WUNI News
02/27/2014 6:38 AM
Actualizada: 02/27/2014 5:55 AM

Gaza, 27 feb (EFE).- Un actor “amateur”, un secuestro que mantuvo en vilo a la sociedad israelí durante un lustro y miles de dólares en una franja depauperada por el asedio a la que le somete el Ejército israelí desde 2007 son los elementos del nuevo esfuerzo de propaganda del movimiento islamista Hamas.

Titulada “Ilusiones efímeras”, la versión épica de la captura en junio de 2006 del soldado israelí Guilad Shalit será el segundo largometraje que se filme en Gaza desde que Hamas asumiera el poder en 2007.

Mohamed Karira, un actor palestino “amateur”, será el protagonista de una trilogía de 90 minutos que versa sobre la acción de comando de las Brigadas Azedin al Kasem, brazo armado del movimiento islamista, cuya primera parte se prevé estrenar dentro de cuatro meses.

Las citadas brigadas, junto a otras dos facciones armadas gazatíes, capturaron a Shalit durante una compleja operación contra una base del Ejército israelí cercana a la frontera con la franja, a la que accedieron a través de un túnel subterráneo.

“Al principio, me daba vergüenza que todo el mundo me llamara Shalit en lugar de mi nombre, Mohamed, porque me parezco mucho a él”, explica a Efe Karira, quien una vez metido en el papel asegura haberse acostumbrado.

Pero, “cuando me miro en el espejo y me veo, todo se convierte en normal”, señala sobre su caracterización como el uniformado israelí.

Shalit, que estuvo retenido en un lugar secreto de la franja durante más de cinco años, fue liberado en octubre de 2011 gracias a un canje logrado bajo mediación de Egipto, por el que Israel excarceló a más de un millar de presos palestinos.

El largometraje incluye más de 250 escenas grabadas en diferentes localizaciones, explica su director, Majed Jundeya, que adelanta que saldrá a la luz en tres entregas.

“Aún estamos grabando la primera parte”, refiere a Efe Jundeya antes de explicar que el movimiento islamista tiene previsto presentarla al público el próximo mes de junio “para conmemorar los ocho años de la captura de Shalit”.

El rodaje no ha carecido de vicisitudes, afirma, algunas de ellas no exentas de peligro, como las tomas en zonas próximas a la frontera entre Gaza e Israel o bajo tierra, en un subterráneo de 500 metros cavado para tal fin en un centro de entrenamiento del brazo armado de Hamás.

Una de las escenas principales muestra cómo siete milicianos armados avanzan a rastras por el túnel y se enfrentan a fuerzas israelíes, arrojan explosivos contra un tanque, se meten en su interior y secuestran a un soldado israelí malherido en uniforme y gorra roja militar.

“Tengo que parecerme mucho a Shalit, no sólo en su apariencia sino también en su comportamiento. Cuando los militantes lo sacaron del tanque, parecía asustado, pobre, débil y roto”, señala Karira.

Arafat Balousha, que encarna al líder del comando islamista que dirigió el operativo, insiste en que ha sido un trabajo duro, que ha exigido mucho de los actores, sobre todo en el terreno físico.

“Tuvimos que entrenar muchas horas, grabar un día entero en el túnel y repetir la escena en más de dos ocasiones”, ya que resultaba difícil reparar, gatear y usar el arma en el interior del túnel, revela.

“He descubierto que realizar estas escenas es más difícil que el proceso de secuestrar a Shalit; realmente, no sé cómo lo hicieron”, refiere con una gran sonrisa.

El realizador añade que una de las localizaciones “estaba muy cerca del lugar donde los verdaderos soldados israelíes pueden aparecer, así que era peligroso porque aviones de guerra israelíes podían dispararnos, mientras los actores empleaban fuego real y explosiones”.

La ambientación de la película ha sido posible gracias a información del propio grupo islamista y otras milicias, además del visionado de documentales de televisiones israelíes y reportajes que se hicieron sobre la captura y secuestro de Shalit, explica el director.

En las siguientes partes se recreará, igualmente, la situación de los prisioneros palestinos y cómo estos eran duramente torturados por oficiales de los servicios de inteligencia israelí bajo detención.

Antes de concluir, Jundeya adelanta que su cinta expondrá información hasta la fecha desconocida sobre un secuestro que durante más de cinco años angustió al Ejército israelí, incapaz de descubrir dónde estaba el ahora exsoldado Shalit.

Etiquetas