Tráfico | T 55° H 96%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Hu Jia se ve en la cárcel tras someterse a un segundo interrogatorio en un mes

WUNI News
02/27/2014 2:18 AM
Actualizada: 02/27/2014 2:21 AM

Pekín, 27 feb (EFE).- El famoso activista Hu Jia considera que puede ser “detenido y encarcelado en cualquier momento” después de haberse sometido al segundo interrogatorio policial en un mes por manifestar sus opiniones en internet, aseguró hoy a Efe el disidente.

Hu, que regresó la pasada madrugada a su casa en el este de Pekín tras ser sometido a ocho horas de preguntas, cree que ahora existe un paralelismo con la situación previa a la detención que le llevó a prisión por tres años y medio en 2008.

“Diversos interrogatorios, periodos de arresto domiciliario como al que estoy sometido ahora… El proceso se parece mucho al de aquel entonces, en la época de las Olimpiadas (2008), antes de que me metieran en la cárcel”, explica el disidente, muy activo en redes sociales como Twitter -censurado en China-.

En esta página pero también a través de otras vías de comunicación como WeChat (el WhatsApp chino), Hu Jia insta habitualmente a la sociedad china a manifestarse por todo tipo de problemas como la contaminación frente a una sede gubernamental o a conmemorar el aniversario de la masacre de Tiananmen, del que este junio se cumplen 25 años.

“También hice mención a Ucrania. Hay que tomar ejemplo de sus protestas contra una política violenta”, señaló a Efe Hu, quien, no obstante, explicó que, durante este último interrogatorio, además de Tiananmen, le incidieron más en sus opiniones sobre los conflictos relacionados con el Tíbet o Xinjiang, hogar de la etnia uigur y donde habitualmente se producen enfrentamientos entre civiles y autoridades.

Además, le sacaron a relucir su visita a otros disidentes o su apoyo a los mismos, como el que ha mostrado siempre a Xu Zhiyong, abogado y fundador del movimiento “Nuevo Ciudadano”, que pide a los políticos que cumplan con la Constitución china y sean más transparentes con la población, y que desde enero cumple una condena de 4 años de prisión por alterar el orden público.

El caso de Xu, que acaparó atención internacional, fue el principal motivo por el que un grupo de agentes policiales de Pekín le sacaron de su casa a finales de enero y le sometieron a 24 horas de interrogatorio, el primero de Hu Jia este año, según concreta el disidente.

Estas actuaciones policiales son por las que Hu considera que las autoridades intentan recopilar información para arrestarle formalmente y castigarle con “una larga temporada en la cárcel”.

“Mi condena será mayor que la de Liu Xiaobo -Nobel de la Paz encarcelado desde 2009-”, advierte el activista, quien, no obstante, descarta tener “miedo” a una segunda temporada en prisión.

“En la cárcel tuve tiempo de pensar en muchas cosas y llegué a la conclusión de que el Partido Comunista debe llegar a su fin para que podamos tener libertad”, recuerda Hu, quien se volvió más activo tras su encierro.

Esta actitud que mantiene desde 2011 no cambió con la nueva generación de políticos que llegó el año pasado, liderados por el presidente Xi Jinping, ya que Hu Jia, como ya hicieron otros disidentes y organizaciones de derechos humanos, aseveró hoy que “la situación ha empeorado”.

Sus palabras se producen después de la condena contra su amigo y líder ciudadano Xu Zhiyong, pero también tras conocerse el miércoles la detención formal bajo cargos de “separatismo” del académico Ilham Tohti, uno de los intelectuales uigures más famosos del país.