Tráfico | T 56° H 49%

Espectáculos | Nacionales | OSCAR

El clasicismo actualizado de Disney en “Frozen” se lleva el Óscar

WUNI News
03/03/2014 1:40 AM
Actualizada: 03/03/2014 12:10 PM

Los Ángeles (EE.UU.), 2 mar (EFE).- “Frozen”, una preciosista historia de animación, con princesas, buenos y malos, se llevó hoy el Óscar a la mejor película de animación del año, el primero para la factoría Disney, que consiguió la victoria con una actualización de su habitual clasicismo.

Una historia modernizada pero con el sabor clásico de las películas más tradicionales de Disney, que se impuso a la irreverente animación de “Despicable Me 2″, de Universal; a “The Croods”, un producto típico de Dreamworks; a la delicadeza francesa de “Ernest & Celestine” y a “The Wind Rises”, del maestro japonés Hayao Miyazaki, en una edición en la que, por primera vez, estuvo ausente Pixar.

“Frozen”, dirigida por Chris Buck -guionista de “Pocahontas” y responsable de “Tarzán”-, y Jennifer Lee -que escribió el guión de “Wreck-It Ralph”-, es una adaptación de un cuento clásico, “La reina de las nieves”, de Hans Christian Andersen, y ha sabido aunar elegancia con humor en una película muy cuidada estéticamente.

Y que es, aunque parezca mentira, el primer Óscar que consigue Disney desde que esta categoría comenzó a ser premiada, en 2001.

Porque aunque el año pasado ganó “Brave”, era una película de Pixar, estudio adquirido por Disney en 2006 y que ha sido el dominador absoluto de la categoría, con siete Óscar en las 14 ediciones en las que se ha premiado directamente la animación.

Aunque el primer Óscar que se concedió a la animación fue a Walt Disney, en 1938, por la innovación que supuso “Blancanieves y los siete enanitos”, se trataba de un premio especial, fuera de cualquier categoría reglada por la Academia de Hollywood.

Habría otros dos premios especiales, en 1988 a Richard Williams por “Who Framed Roger Rabbit”, que mezclaba imágenes reales y animadas, y en 1995 a John Lasseteer por “Toy Story”, el primer largometraje de animación por ordenador.

Pero ni fue hasta 2001 cuando se implantó la categoría de mejor película de animación.

Desde entonces se impusieron siete películas de Pixar (“Finding nemo”, “The Incredibles”, “Ratatouille”, “Wall-E”, “Up”, “Toy Story 3″ y “Brave”); dos de Dreamworks (“Shrek” y “Wallace & Gromit: The Curse of the Were-Rabbit”); una de los estudios “Industrial Light & Magic”, de George Lucas, (“Rango”); una de Warner (“Happy Feet”) y una de Ghibli (“Spirited Away”).

“Spirited Away” estaba dirigida por Hayao Miyazaki fue premiada en 2003 y este año, el gran maestro de la animación japonesa optaba, por tercera vez, a un Óscar.

Pero al igual que le ocurrió en 2006 con (“Howl’s Moving Castle”), Miyazaki se quedó hoy sin Óscar, con el agravante de que “The Wind Rises” era su película de despedida tras una brillante carrera.

Los otros perdedores de la noche son los prehistóricos de “The Croods”, una película tan brillante como suelen ser las de Dreamworks, pero poco novedosa, y “Despicable Me 2″, menos irreverente que la primera parte de las aventuras de nuestro villano favorito.

En cuanto a la producción francesa “Ernest & Celestine”, partía con pocas posibilidades pero confirma el alza de la animación gala, que se está convirtiendo en habitual en las nominaciones de la categoría. En 2012 fue candidata “A Cat in Paris”, en 2011, “L’Illusionniste” y en 2010 logró el Óscar al mejor corto animado “Logorama”.