Tráfico | T 77° H 82%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Luis Fernandes admite que Brasil necesita “exorcizar el fantasma” del Maracanazo

WUNI News
03/04/2014 12:50 PM
Actualizada: 03/04/2014 1:30 PM

Madrid, 4 mar (EFE).- El viceministro brasileño de deporte, Luis Fernandes, admitió hoy en Madrid que Brasil necesita “exorcizar el fantasma” del Maracanazo en el próximo Mundial de fútbol.

Fernandes encabezó hoy en la Casa de Brasil de la capital de España la presentación del acto ‘A 100 días de la Copa del Mundo’, donde expresó la seguridad de que todo estará a punto para el día del inicio del torneo en Sao Paulo el 12 de junio.

El dirigente afirmó a los medios informativos en conferencia de prensa que “Brasil tiene el fantasma de la derrota contra Uruguay” en la final del Mundial de 1950, el famoso ‘Maracanazo’.

“Hay que exorcizar ese fantasma” con la victoria en el torneo, dijo Fernandes, quien apuntó que “luego se podrán ganar cinco o seis mundiales más, pero si se gana en este se sacará de encima este fantasma”.

Así mismo, aseguró que Brasil “pretende sorprender y encantar” a todo el mundo merced a su riqueza cultural, a su tolerancia, a la fiesta, a sus rasgos, que se completan con el fútbol.

“En Europa muchos rasgos han sido por las guerras, en Brasil lo hizo también el fútbol, que ha constituido su identidad”, dijo Fernandes, quien aseguró de forma tajante que todo estará preparado para el inicio del Mundial.

Recordó que la Copa del Mundo será una “plataforma para que los brasileños puedan vivir mejor en el futuro” por toda innovación y construción que ha supuesto en el aspecto de infraestructuras, y consideró que las protestas sociales que puedan sucederse, como ocurrió en la Copa de las Confederaciones, no tendrán un impacto negativo en el torneo.

“Brasil es un país democrático, que reconoce la libertad de manifestación, y que haya protestas desde el punto de vista del Gobierno no es un problema, es un derecho. Lo que ocurrió en la Copa de las Confederaciones es que las manifestaciones acabaron con grupos no legítimos que cometieron actos vandálicos”, explicó.

El Gobierno, según apostilló, lucha contra estos. De hecho, destacó que la opinión pública brasileño repudia las actuaciones violentas.

“La Copa de las Confederaciones no se vio afectada por esos actos. Fue un éxito y en los estadios el clima fue pacífico. Se transmitió una imagen al mundo que no era cierta”, señaló.

Fernandes recordó, en cuanto a la evolución de la construcción de los estadios, que es cierto que comprobaron en enero que, por ejemplo, el de Curitiba no llevaba buena marcha y generó preocupación al Comité Organizador (COL) y a la FIFA.

Por ello, decidieron acelerar las obras y ahora “ya está el 93 por ciento del estadio terminado y por eso el pasado día 18 se pudo garantizar que Curitiba seguía siendo una sede, porque se estaba seguro de que se iba a finalizar el estadio con la calidad precisa en el plazo”, y en cuanto al de Sao Paulo lamentó el accidente con víctimas mortales que lo demoró y que sin ese percance ya estaría hecho.

Argumentó que todos los estadios que faltan por terminar tendrán sus pruebas correspondientes, la primera con un partido ante 10.000 espectadores, la segunda con otro ante 30.000 y la tercera a aforo completo.

“En la cuestión del retrasos en las obras hay que verlo con perspectiva. Todas las infraestructuras necesarias tienen que estar listas para el Mundial”, dijo Fernandes, quien afirmó que lo estarán y valoró el gran trabajo hecho para aunar todas las administraciones implicadas.

Fernandes explicó, además, que el Gobierno brasileño optó por contar con doce sedes en vez de ochos, porque consideró que el Mundial “es una oportunidad histórica y única para fomentar el desarrollo por todo el país”.

El embajador de Brasil en Madrid, Paulo C. de Oliveira Campos, aseguró que para Brasil es “muy importante” este día a falta de cien para el Mundial y explicó que “España es un país muy apasionado del fútbol” donde hay “una gran ilusión” por revalidar el título mundial, aunque él, personalmente, deseó que su país obtenga la sexta corona.

El embajador explicó que en la Casa de Brasil en Madrid se vivirá, como otros torneos, intensamente el Mundial y se podrá ver en pantalla gigante todos los partidos del conjunto de Luiz Felipe Scolari y otras selecciones latinoamericanas, así como anunció que a partir de hoy se iluminará el edificio con los colores amarillo y verde.

Al acto asistieron, así mismo, el exjugador brasileño Edmilson, campeón mundial en Japón y Corea 2002, y Demetrio Albertini, exjugador del Atlético y vicepresidente de la Federación Italiana de Fútbol.