Tráfico | T 33° H 54%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Alstom y Siemens usaron empresas fantasmas para actuar en Brasil, dice la prensa

WUNI News
03/06/2014 11:00 AM

Sao Paulo, 6 mar (EFE).- La multinacional alemana Siemens y la francesa Alstom usaron empresas fantasmas en Uruguay para supuestamente pagar sobornos a servidores públicos de estatales brasileñas que favorecían su participación en licitaciones, informó hoy la prensa local.

Según un reportaje del diario O Estado de Sao Paulo, que cita fuentes judiciales, tres empresas fueron creadas en Uruguay para facilitar la red de pago de comisiones ilegales con la supuesta misión de asesorar y ofrecer consultoría a la Compañía Paulista de Trenes Metropolitanos (CPTM).

Los responsables de la investigación que realizan las autoridades de Suiza y Brasil sospechan que a través de esas empresas, creadas hace seis años, se pagaban las coimas, según señaló el diario paulistano.

Las empresas fueron registradas en Uruguay con los nombres de Gantown, Leraway y GHT Consulting, con una oficina contable de apoyo llamada Guyer y Regules, pero ninguna de las tres tiene registro de consultoría especializada en sistemas ferroviarios y de metro.

El fiscal criminal uruguayo Juan Gómez señaló al diario que no existe investigación de las empresas en Uruguay porque falta un pedido judicial formal por parte de Brasil.

El Ministerio Público suizo, en tanto, indicó que Alstom firmó en 1999 contratos con Gantown y GHT Consulting y apuntó que ambas eran “destinatarias del pago de comisiones” irregulares.

Siemens, a su vez, firmó dos contratos idénticos con Gantown y Leraway en 2000 para consultoría en la implementación de la línea 5 del metro paulistano, que era el mayor contrato denunciado por los reguladores brasileños.

En febrero pasado Siemens fue condenada por la Justicia brasileña a no participar en licitaciones públicas en Brasil durante los próximos cinco años por supuestamente haber pagado sobornos, una decisión que la empresa dijo que recurrirá.

Otras grandes empresas del sector ferroviario, como Bombardier y la española Caf, también son investigadas por supuestamente haber pactado el reparto de contratos de mantenimiento de trenes en el estado brasileño de Sao Paulo entre 1998 y 2002.