Tráfico | T 53° H 37%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Las autoridades salvadoreñas refuerzan la seguridad para las presidenciales del domingo

WUNI News
03/07/2014 3:35 PM
Actualizada: 03/07/2014 7:11 PM

San Salvador, 7 mar (EFE).- Las autoridades de El Salvador reforzaron hoy la seguridad por la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del próximo domingo, al tiempo que observadores internacionales señalaron que el país se mantiene en tranquilidad.

El ganador de la primera vuelta del 2 de febrero pasado, Salvador Sánchez Cerén, del gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda), se enfrentará el domingo a Norman Quijano, de Alianza Republicana Nacionalista (ARENA, derecha).

Los ministros de Seguridad, Defensa y Educación, Ricardo Perdomo, David Munguía Payés y Hato Hasbún, respectivamente, verificaron hoy el despliegue de militares y policías en escuelas que servirán como centros de votación el domingo.

La actividad se llevó a cabo en municipios aledaños a San Salvador, como Santa Tecla, Mejicanos y Lourdes, informó en un comunicado el Ministerio de Seguridad.

Munguía Payés dijo a periodistas que el despliegue obedece al aumento de 5.000 militares, para sumar 11.500, que reforzarán a la Policía en tareas de seguridad pública, anunciado el martes por el presidente salvadoreño, Mauricio Funes, ante el aumento de la violencia en el país.

El titular de Defensa explicó que el reforzamiento de la seguridad no sólo se enmarca en el período electoral, sino que continuará en las escuelas y otros lugares para contrarrestar la acción de los delincuentes.

Las autoridades anunciaron el jueves que al menos 39.648 personas, entre militares, policías, socorristas, bomberos, personal sanitario y otros, brindarán seguridad y asistencia en los comicios presidenciales del domingo.

Tras concluir el miércoles la campaña electoral, el ambiente se mantiene en tranquilidad y, hasta ahora, lo más llamativo ha sido un atentado a tiros el jueves contra el director de Protección Civil, Jorge Meléndez, quien salió ileso y que atribuyó el hecho a “un asalto”, que “no tiene nada que ver con la vida política”.

El jefe de la Misión de Observación Electoral (MOE) de la Organización de Estados Americanos (OEA), Gustavo Fernández, dijo hoy ante el cuerpo diplomático acreditado en San Salvador que sus impresiones preliminares son de tranquilidad antes de los comicios.

“El clima de tranquilidad que percibimos en la primera elección no se ha alterado en esta oportunidad, por lo que hemos visto hasta ahora, y esperamos que no vaya a ocurrir nada este próximo domingo” que afecte el ambiente, agregó Fernández, excanciller boliviano.

Por su parte, el director regional de la Organización de Estados Iberoamericanos, Ricardo Cardona, comentó a Efe que “afortunadamente” no ha habido violencia electoral, aunque lamentó que “todavía hay mucha polarización” política en El Salvador.

Fernández advirtió sobre las “fricciones entre poderes de El Salvador” o “conflicto de competencias” por la aplicación de “las normas electorales y el ejercicio de la función jurisdiccional”.

Aunque no mencionó instituciones ni casos, el jefe de los observadores de la OEA aludió al ambiente de confrontación que ha habido entre órganos y autoridades, incluido el presidente Funes, por decisiones en materia electoral como prohibición a funcionarios de participar en campaña o suspensión de ciertos anuncios.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE), la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia y la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, entre otros órganos, se involucraron en una maraña de recursos interpuestos por personas o partidos afectados.

Fernández también destacó “avances importantes en el sistema electoral salvadoreño”, como el voto residencial, que en estas elecciones presidenciales se ha aplicado por primera vez en todo el país, pues comenzó en 2006 gradualmente.

Empero, señaló que en el voto en el exterior, estrenado en esta ocasión, “se ha registrado una suerte de desencanto” por la baja inscripción de salvadoreños, apenas 10.377, aunque unos tres millones residen en el extranjero.

Asimismo, se debe establecer un mecanismo de “rendición de cuentas” sobre la financiación de partidos y campañas, expresó.

Más de 5.000 observadores nacionales e internacionales se han acreditado para la segunda vuelta electoral, según el TSE.

El ganador de las elecciones del domingo asumirá la Presidencia salvadoreña el 1 de junio próximo para un período de cinco años.