Tráfico | T 56° H 97%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

“Siempre me cuido de no nadar la prueba de los demás”, dice Esteban Enderica

WUNI News
03/08/2014 10:33 AM
Actualizada: 03/10/2014 10:39 AM

Santiago de Chile, 8 mar (EFE).- Para el ecuatoriano Esteban Enderica, subcampeón de la prueba de 800 metros libres de los Juegos Sudamericanos, la clave de los triunfos en la natación se reduce a olvidarse de los rivales y concentrarse en el braceo propio.

“Siempre me cuido de no nadar la prueba de los demás”, aseguró hoy a Efe Enderica, quien en el primer día de los Odesur nadó las 16 vueltas a la piscina en 8:07:78 minutos y quedó detrás del argentino Martín Naidich, campeón con 8:05:28.

Cuando pasaron los 600 metros, Enderica vio como Naidich se le escapó, pero no hizo nada por alcanzarlo porque en ese momento escuchó a su cuerpo y entendió que si aumentaba el ritmo podía incluso quedarse fuera de las medallas.

“Así funciona, uno se concentra en su propia prueba y no debe desesperarse si los rivales se van delante. Se necesita mucha disciplina y fuerza mental”, señala.

La presea de Enderica fue la primera de Ecuador en los Juegos de Santiago, sin embargo el competidor originario de la ciudad de Cuenca confía que no sea su único aporte a la delegación.

“He trabajado para subir al podio también en los 1.500 metros libres”, dice el atleta que mañana hará su segunda aparición de los Juegos, en la llamada maratón de la natación, en la cual tiene un registro personal de 15:24, mejorable, según su opinión.

En Santiago, Enderica también nadará los 400 metros combinados y quizás aparezca en la justa de 10 kilómetros en aguas abiertas, certámenes en los cuales confía en ser protagonista.

Hace cuatro años, Esteban fue segundo en los 400 estilos detrás del subcampeón olímpico brasileño Thiago Pereira, a quien intentará retar el próximo lunes. “Es un gran rival, uno de los grandes aquí y será difícil vencerlo, pero confío en por lo menos repetir la plata de hace cuatro años y mejorar los tiempos”, dice.

Enderica es entrenado por su hermano Juan, con quien tiene una academia en Cuenca. “Nos hemos acoplado bien y hace un tiempo abrimos una escuela porque queremos que los jóvenes se superen y alguno superé mis actuaciones”, asegura.

A los 23 años, Esteban es uno de los mejores deportistas ecuatorianos del momento, algo que logró como consecuencia de una apuesta alrededor de la palabra ‘trabajo’.

“Apenas he regresado a la escuela luego de cuatro años; ahora, estudio Contabilidad y Auditoría, aunque la natación es la prioridad”,

En el 2011 el ecuatoriano fue cuarto lugar en los Juegos Panamericanos de Guadalajara y ahora está mentalizado en colocarse en medallas en los juegos continentales de Toronto 2015, un sueño que lo obligará a prepararse duro.

“Lo tengo claro y estoy contento porque el Gobierno me apoya y solo me queda entrenarme como sé. Quiero una medalla en Toronto y luego seguir. Me imaginó activo en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, pero antes mi sueño serán los de Rio 2016″, asegura.

Sus metas son altas, pero conoce la fórmula para cumplirlas, consistente en entrenarse duro y sobre todo olvidar a los rivales porque en natación el gran oponente es el tiempo: “Si lo mejoro, como consecuencia llegarán las medallas”, dice.