Tráfico | T 40° H 55%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

La Paz apuesta a los “PumaKatari” y al teleférico para aliviar su caos vial

WUNI News
03/09/2014 12:30 PM

La Paz, 9 mar (EFE).- El sistema municipal de autobuses “PumaKatari” y las tres líneas de teleférico que construye el Gobierno son hoy la apuesta de La Paz para aliviar el precario y caótico sistema de transporte manejado por sindicatos privados.

El transporte es “uno de los aspectos más complejos” de La Paz, que es la sede del Gobierno y el Legislativo de Bolivia, pues el servicio operado por chóferes organizados en sindicatos “ha estado sin ningún tipo de regulación durante décadas”, señaló el alcalde de esta ciudad, el opositor Luis Revilla, en entrevista con Efe.

“Esto ha traído como consecuencias una disminución en la calidad de vida de los paceños, inseguridad e ineficacia en las actividades que desarrollan los ciudadanos”, sostuvo.

Y es que moverse en la ciudad La Paz no es cosa fácil al estar edificada en un gigante cráter sin espacio para crecer, atravesada por pocas y angostas vías troncales, generalmente colmadas por los llamados “minibuses” que se interesan poco en las zonas periféricas.

Quienes no cuentan con vehículo propio deben tener la capacidad económica de costearse los servicios exclusivos de los “radiotaxis” o apelar a la oferta de los sindicatos de chóferes de autobuses, “minibuses” y taxis compartidos de ruta fija o “trufis”.

El transporte sindicalizado opera sin horarios ni paradas fijas y los chóferes en su mayoría emplean coches que datan de hace más de dos décadas, carentes de mantenimiento, o que han sido modificados en forma precaria para captar más pasajeros en espacios chicos.

A esto se suman los embotellamientos causados sobre todo por el desorden que causan los sindicatos y las estrechas vías de La Paz.

Si bien el 80 % de los 200.000 vehículos que hay en la ciudad son privados, la congestión se debe a la cantidad de veces que autobuses, “minibuses” y “trufis” circulan a diario, dijo Revilla.

Para cambiar o al menos aliviar la situación, la alcaldía paceña puso en marcha hace pocos días un sistema de transporte masivo, tras analizar experiencias similares Brasil, Colombia, Ecuador y Perú.

Se trata de los autobuses bautizados como “PumaKatari”, puma y serpiente, en aimara, dos animales muy importantes en la cultura andina que expresan la combinación de la fuerza y la sagacidad, según explicó a Efe una fuente de la alcaldía.

El servicio comenzó a operar en tres rutas desde el este, sur y el oeste de la ciudad hacia el Parque Urbano Central, a dos cuadras del centro, con 61 vehículos con capacidad para llevar a 29 personas sentadas y 32 de pie.

La tarifa diurna plana para el recorrido desde el este y oeste es de 0,25 centavos de dólar y de 0,28 centavos desde el sur; mientras que menores de 18 años, mayores de 65 años y personas con discapacidad pagan 0,14 centavos por el transporte.

El coste para todas las rutas y todos los usuarios en horario nocturno es de 0,43 centavos de dólar y se prevé que en el segundo semestre del año empiecen a operar otras cuatro rutas.

Aunque el coste es superior al servicio de los sindicatos, los paceños han comenzado a expresar a los medios su alivio por ser tratados con educación y ya no viajar como sardinas en lata, sin contar con que también puede disfrutar de internet wi-fi gratis.

El objetivo de los “PumaKatari” es trasladar a los ciudadanos “desde lugares alejados de la ciudad hasta un punto muy cercano al centro”, evitando la congestión de vehículos, explicó Revilla.

La idea del transporte municipal es también motivar a que los sindicatos mejoren la calidad de sus servicios.

Según Revilla, se decidió que estos autobuses utilicen rutas alternativas a las troncales y no ingresen al centro mismo de la ciudad para que el servicio sea funcional; de lo contrario, “sería parte del problema en lugar de ser parte de la solución”.

En la misma línea de modernización, el Gobierno de Evo Morales se planteó conectar 90 barrios de La Paz y de la vecina ciudad de El Alto con tres líneas de teleféricos, obra que comenzó a montar desde hace casi un año la empresa austríaca Doppelmayr.

Según las autoridades bolivianas, el teleférico será una de las mayores obras de transporte urbano por cable del mundo porque tendrá 10.377 metros lineales en total, 11 estaciones y 74 torres, con obras que ocuparán un área de 30.100 metros cuadrados.

La firma hizo hace dos semanas las pruebas definitivas para la obtención de una certificación europea de seguridad, con miras a que una de las tres líneas del teleférico comience a operar en abril.

La aplicación de estos sistemas de transporte no ha caído bien a los sindicatos de chóferes, que han protestado sobre todo contra los autobuses municipales y han intentado bloquearlos, aunque los vecinos se les han enfrentado para defender su derecho a elegir.

Revilla cree que en diez años no solamente se habrán consolidado los autobuses municipales y el teleférico, sino que La Paz contará además con un sistema de trenes elevados, opciones que convivirán con el transporte tradicional.