Tráfico | T 50° H 57%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Forges asegura que “siempre hay censura”

WUNI News
03/13/2014 12:16 PM

Madrid, 13 mar (EFE).- Blasillos, funcionarios, conchas, viejas de negro con pañuelo al cuello, náufragos…, los personajes de Forges, que provocan la sonrisa y complicidad del lector cada mañana al abrir el periódico porque reflejan la realidad española, cumplen 50 años. Y para celebrarlo se publica un libro antológico.

“El libro (de los 50 años) de Forges”, editado por Espasa, que recoge las mejores joyitas de Antonio Fraguas “Forges”, quien celebra el próximo mes de mayo los cincuenta años desde que se publicó su primera viñeta en el diario Pueblo. Tiempos en los que todavía tenía que sortear la censura, comenta.

“En 1977, en los ‘forrenta’, me formaron un Consejo de Guerra -aunque todavía haya gente con mucho morro que dice que era un época plácida de la historia-, pero se sobreseyó el proceso por falta de pruebas. Aunque yo había ya empezado antes y tenía mucha historia”, recuerda a Efe Forges (Madrid, 1942).

“Pero siempre hay censura. En una dictadura como la de Franco -afirma- existía censura política, eclesiástica y militar que te obligaba a crear continuamente un léxico eufemístico”

“Pero, cuando llegan las libertades, existen otras censuras más veladas, como la económica, la comercial. Si te metes con una corporación por ejemplo, pues quitan la publicidad a tu medio y te hacen la ‘cusqui’”, advierte.

Antonio Fraguas, que hoy se siente feliz recogiendo día a día el cariño de la gente de la calle y la recompensa de los compañeros y lectores por el trabajo hecho durante tantos años, comenzó a hacer su primer dibujo cuando estaba de guardia el 19 de marzo de 1963, en el departamento de telecine, en Televisión Española.

A Jesús Hermida, que estaba en informativos, le pareció que había que publicarlo. Pero primero, antes de hacerlo, Forges se lo dijo a su padre, que era periodista. Le dijo que quería dibujar, y éste le respondió que hiciera lo que quisiera, pero, si quería dibujar, que fuera “original”.

“Le pregunté qué era eso de ser original y me dijo: ‘Pues que se te reconozca a quince metros’. Y cada cierto tiempo le preguntaba, hasta que un día me advirtió que sí, que ya se me reconocía”, recuerda.

Así empezó con sus dibujos y viñetas y sus peculiares bocadillos en Pueblo, Informaciones, Arriba, Cambio 16, Diario 16, Diez minutos, El Mundo, Interviú y El País, medio en el que trabaja hoy, o las revistas La Codorniz o Hermano Lobo.

Un recorrido que queda plasmado en “El libro (de los 50 años) de Forges”, que además recoge un diccionario donde están las palabras creadas por Forges y que pone en boca de sus personajes. Términos “forgianos” como “dedocracia” (gobierno de los dedos) “¡Gendelamorhermoso!” (Virgen del amor hermoso), “sactamente” (exactamente) “vadiós” (vaya Dios) o “maciza”, “baranda”, “bocata”, “porramen”…

Un lenguaje creado por Forges para unos dibujos que resumen, mejor que cualquier editorial de un periódico o todo un telediario, lo que está pasando en el país, su conciencia, la intrahistoria de España, lo que palpita por debajo del hecho o la noticia y que todo el mundo siente. Y que Forges sabe contar como nadie, con respeto y desde el corazón, para poner el dedo en la llaga.

“No me gusta en el humor la patada de banco, y respeto la radicalidad, si es inteligente -advierte-. Yo me inspiro en el día a día, me sale solo. Algunas veces -añade-, miro las previsiones de la Agencia Efe para saber qué es lo que va a pasar en unos días y ponerme a ello”.

Para Forges la actualidad tiene dos facetas, la latente y la palpitante.

“La latente es, por ejemplo, que el 7 de julio son los sanfermines -explica-, y la palpitante es que un corredor ha mordido al toro: esta es la que me gusta”, precisa este dibujante, al tiempo que asegura que lo principal es “tener distancia de la cosas” y, sobre todo, de uno mismo. “Si no te ríes de ti mismo, no puedes reírte de nada”, subraya.

España es un país de buenos humoristas, pero como en otras partes del mundo, añade el dibujante. “Solo hay una cosa, una frase, exclusiva de la península ibérica y que no está en ningún otro idioma, y no es el pesimismo, sino el ‘ya verás tú como…’, concluye.

Por Carmen Sigüenza.