Tráfico | T 32° H 66%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Li Keqiang promete mano dura contra la corrupción y la contaminación

WUNI News
03/13/2014 7:55 AM

Pekín, 13 mar (EFE).- La Asamblea Nacional del Pueblo (ANP), el Legislativo chino, concluyó hoy sus sesiones anuales con la promesa del primer ministro, Li Keqiang, de que su Gobierno será implacable en la lucha contra la corrupción y la contaminación medioambiental.

En una rueda de prensa tras la clausura de las sesiones anuales del Legislativo chino, Li, que cumple ahora su primer aniversario de liderazgo junto al presidente, Xi Jinping, prometió que su Gobierno mostrará una “tolerancia cero” con la corrupción.

China, dijo, “es un país bajo el Estado de Derecho. No importa quién sea o lo importante el cargo que ocupe, si viola la disciplina del Partido y la ley del país, será castigado, porque todos somos iguales ante la ley”.

Pero, pese a la rotundidad de sus palabras, el primer ministro chino no citó ejemplos concretos ni se refirió a la aparente investigación abierta contra el cargo más alto en décadas, el exjefe de los servicios de seguridad chinos Zhou Yongkang.

Zhou se ha convertido en la gran interrogante pendiente de respuesta de esta ANP.

Pese a ser aún, al menos teóricamente, miembro del Politburó -el órgano ejecutivo del Partido Comunista de China- no consta que haya acudido a las sesiones de la Asamblea, como corresponde a los integrantes de esa entidad.

Y tampoco los periodistas preguntaron por él en la rueda de prensa. Según publica el diario independiente hongkonés South China Morning Post (SCMP), algunos habían sido previamente advertidos de que no plantearan ese caso, so amenaza de quedar incluidos en una “lista negra” que les impediría volver a plantear cuestiones en el futuro.

Los reporteros, sobre todo los de fuera de China, dijeron al SCMP que el Ministerio de Asuntos Exteriores de la potencia asiática y la Oficina de Prensa del Gobierno así les “aconsejaron” antes de la sesión, ya que, según les dijeron, todavía “es muy pronto” para realizar esa pregunta.

En su rueda de prensa, el primer ministro sí prometió que habrá una campaña para “atajar actividades ilegales” como la falsificación de bienes de consumo, el fraude, la violación de los derechos de propiedad intelectual o la contaminación, cuyos culpables serán “duramente castigados”.

Con respecto a la contaminación, un asunto no menos polémico en China que la corrupción, Li enfatizó que China necesita “medidas y regulaciones más duras para combatirla”.

“Los órganos de control que den la espalda a actividades contaminantes y fallen en el desarrollo de sus funciones tendrán que rendir cuentas por ello”, dijo el líder chino.

Acerca de qué quiso decir con “declarar la guerra al smog”, tal y como manifestó durante su discurso de apertura de la ANP la pasada semana, Li aseveró que “no es declararle la guerra a la naturaleza”.

“Al contrario, lo que queremos decir es que le vamos a declarar la guerra a un modelo de crecimiento y un modelo de vida ineficaces e insostenibles”, añadió.

El pasado año, el Consejo de Estado emitió un plan de diez puntos para prevenir el control de la contaminación del aire, por el que ahora China revisa el nivel de las partículas contaminantes PM 2,5 -las más pequeñas y perjudiciales para la salud, ya que pueden penetrar directamente en los pulmones-, en 161 ciudades.

“Se trata de la escala más extensa entre todos los países en vías de desarrollo”, dijo Li.

No obstante, algunas críticas frecuentes apuntan a que las mediciones oficiales chinas no son muy realistas y que suelen dar cifras por debajo de las que publican los controles de algunas Embajadas en la capital, por ejemplo.

La potencia asiática también se ha impuesto el objetivo de reducir un 3,9 % el consumo de energía, en contraste con el 3,7 % que bajó el pasado año, lo que equivale a someter a combustión 22 millones de toneladas menos de carbón, la principal fuente energética de la segunda economía mundial, recordó Li.

El primer ministro admitió que la causas de la contaminación son “complejas” y que “gestionar el problema lleva tiempo”.

En este sentido, Li instó al “Gobierno, las empresas y cada individuo de la sociedad a actuar juntos y realizar esfuerzos consistentes para ganar la batalla al smog”.