Tráfico | T 49° H 80%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Obama amplía por decreto el número de beneficiarios del pago de horas extras

WUNI News
03/13/2014 5:16 PM
Actualizada: 03/13/2014 6:01 PM

Washington, 13 mar (EFE).- El presidente estadounidense, Barack Obama, firmó hoy un memorándum para que el Departamento de Trabajo reforme las regulaciones sobre el pago de horas extras y, de este modo, más trabajadores puedan optar a esta retribución si trabajan más del límite de 40 horas semanales estipulado por la ley.

La orden ejecutiva, que no entrará en vigor de manera efectiva hasta 2015, limita la capacidad de las empresas para considerar a ciertos empleados como “ejecutivos, administrativos o profesionales”, categorías para las que la ley no contempla el pago de horas extras.

“Por desgracia, hoy en día millones de estadounidenses no están recibiendo la paga extra que se merecen. Y se debe a una excepción que estaba destinada originalmente para los ejecutivos bien pagados, y que ahora cubre a los trabajadores que ganan tan poco como 23.660 dólares al año”, dijo el presidente antes de firmar ante las cámaras la orden ejecutiva.

“Si usted está ganando 23.000 dólares al año, normalmente no está usted muy arriba en la gerencia”, comentó.

“No importa si lo que haces es, sobre todo, trabajo físico, como reponer estantes. No importa si estás trabajando 50 o 60 o 70 horas a la semana. Tu empleador no tiene que pagarte ni un solo centavo más”, y eso, subrayó Obama, “está mal”.

“No tiene sentido que en algunos casos esta regla en realidad haga posible que los trabajadores asalariados reciban incluso menos que el salario mínimo. No es justo cuando los dueños de negocios que tratan a sus empleados de manera justa pueden ser socavados por los competidores que no están tratando a sus empleados de manera correcta”, agregó.

El memorando no especifica cuáles deberían ser las normas o nuevos umbrales salariales, y deja al Departamento de Trabajo los nuevos límites.

La firma de la orden se enmarca en lo que Obama ha calificado como un “año de acción”, es decir, un periodo en el que está dispuesto a agotar su margen de maniobra como presidente del Ejecutivo para sacar adelante su programa político, sorteando si es preciso al Congreso, donde los republicanos bloquean sistemáticamente sus iniciativas legislativas.

Esta medida social se suma al aumento del salario mínimo de 7,25 dólares a 10,10 dólares por hora adoptado por el presidente para los contratistas federales, en espera de que el Congreso apruebe una acción idéntica a nivel nacional.

Etiquetas