Tráfico | T 50° H 100%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Izquierda colombiana impulsa la unidad del movimiento campesino, indígena y afro

WUNI News
03/15/2014 2:54 PM
Actualizada: 03/15/2014 6:40 PM

Bogotá, 15 mar (EFE).- Líderes de la izquierda colombiana acudieron hoy a la cumbre en la que campesinos, indígenas y afrodescendientes buscan un camino único para promover una reforma agraria y se ofrecieron para impulsar su movimiento.

El alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, los senadores electos por el partido Polo Democrático Alternativo (PDA) Iván Cepeda y Alberto Castilla, la candidata a la Vicepresidencia por la coalición izquierdista, Aída Avella, y la exlegisladora Piedad Córdoba comparecieron en la inauguración de la cumbre para expresar su apoyo.

La Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular, convocada por unos quince movimientos sociales de la Colombia rural en Bogotá por los próximos tres días, contó también con la presencia de colectivos de estudiantes, sindicalistas y líderes sociales urbanos.

El encuentro, que según la organización congrega a unas 4.000 personas de todo el país, pretende unificar los reclamos de las regiones, trazar una estrategia para reclamarle al Gobierno del presidente, Juan Manuel Santos, que cumpla los acuerdos que pusieron fin a las marchas sociales de 2013 y llamar a un nuevo paro agrario nacional.

Una de las principales exigencias de esos colectivos es que el Ejecutivo de Santos, quien aspira a la reelección en los comicios del 25 de mayo, revierta los tratados de libre comercio que ha suscrito en los últimos años por los efectos que, argumentan, han empobrecido todavía más a un sector agropecuario aquejado de un abandono de décadas.

Y en comunión con esas ideas, los principales dirigentes de la izquierda colombiana acudieron a expresar su respaldo y a ponerse a disposición de los campesinos, indígenas y afrodescendientes para lograr sus objetivos.

Precisamente, la izquierda comenzó el viernes un nuevo periodo de unidad, pues los dos principales partidos, el PDA y la Unión Patriótica (UP), formaron una coalición y presentaron una fórmula conjunta para las elecciones presidenciales del 25 de mayo con Clara López al frente y Aída Avella como candidata a la Vicepresidencia.

“Les quiero manifestar que cuenten con nosotros para lograr los acuerdos que se han pactado (para poner fin a las marchas agrarias de 2013), con el Gobierno se necesitan muchas movilizaciones”, dijo Avella, al subrayar que “todas las reivindicaciones serán respaldadas por la unidad de la izquierda”.

Por su parte, los senadores electos Cepeda y Castilla se desligaron de la filiación a su partido y se definieron como “congresistas del pueblo”, al pedir un esfuerzo de los movimientos sociales.

Cepeda identificó este momento como “una nueva oportunidad para reafirmar las ideas que mueven al movimiento social hoy”, como la posición frente a las negociaciones de paz del Gobierno de Santos y las FARC en La Habana y la aspiración de que la otra guerrilla del ELN inicie un proceso similar.

Por su parte, Castilla, un dirigente agrario de la zona del Catatumbo, en la frontera noreste con Venezuela, que el año pasado estuvo en huelga durante casi dos meses, insistió en que en la cumbre se está “definiendo la agenda de la transformación política en Colombia”.

“Mi voz tendrá fuerza en el Parlamento si la movilización social es fuerte en este país”, señaló Castilla.

La exsenadora Córdoba fue más allá y propuso que “este gran momento tiene que ser un gran proceso de unidad por la paz, la paz con justicia social, la paz del pueblo”, y que para ello es vital convocar una Asamblea Nacional Constituyente.

El alcalde Petro apoyó esa propuesta de constituyente, al argumentar que sólo así se puede vincular al pueblo en la transformación de la sociedad.

Petro argumentó que “la articulación entre luchas urbanas por la democracia y las luchas rurales que también son por la democracia construyen la base social indispensable para la paz” en Colombia.

El alcalde bogotano invitó a participar el lunes, última jornada de la cumbre, en una movilización que llevará a unas 4.000 personas, según la organización, desde el estadio de fútbol El Campín hasta la céntrica Plaza de Bolívar de la capital.