Tráfico | T 69° H 40%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Soberanistas de Quebec a la defensiva por hablar demasiado de independencia

WUNI News
03/15/2014 5:30 PM

Toronto (Canadá), 15 mar (EFE).- Tras una semana de campaña electoral en Quebec, las continuas referencias a la independencia de la provincia parecen estar dañando al soberanista Partido Quebequés (PQ) de la primera ministra provincial, Pauline Marois.

Aunque Marois y el PQ convocaron elecciones anticipadas para el próximo 7 de abril con la idea de centrar la campaña en la situación económica y la llamada Carta de Valores de Quebec, los soberanistas han estado a la defensiva desde el primer día intentando explicar su visión de futuro sobre una posible separación de la provincia.

Incluso la bomba electoral de Marois de presentar la semana pasada como candidato del PQ al magnate de los medios de comunicación Pierre Karl Peladeau parece que se ha vuelto en contra de la primera ministra quebequesa.

La inclusión de Peladeau, hasta la semana pasada presidente del poderoso conglomerado Quebecor, que controla algunos de los principales periódicos, cadenas de televisión y empresas de telecomunicaciones del país, fue un intento de convencer al electorado del pedigrí en materia económica del PQ.

Pero, desde que Peladeau declaró en el acto de presentación de su candidatura que se había unido al PQ porque quiere “convertir a Quebec en un país”, la mayoría de las preguntas que el empresario recibe se refieren al separatismo y no a sus éxitos económicos.

Y la última encuesta, publicada hoy, señala que Peladeau no está favoreciendo precisamente al PQ.

La encuesta, realizada por la empresa Léger entre el 11 y 13 de marzo y con un margen de error del 2,8 %, señala que el PQ y el federalista Partido Liberal de Quebec (PLQ) están empatados en intención de voto con el 37 %, cuando antes del inicio de la campaña electoral los soberanistas estaban por delante.

Y lo que es más importante, entre el electorado francófono, que supone el 80 % de los votantes de la provincia, el PQ es la primera opción de voto para el 44 %, 17 puntos porcentuales más que el PLQ.

En febrero, el PQ contaba con el apoyo del 49 % de electorado francófono.

En tercer lugar en las encuestas se sitúa el partido Coalition Avenir Quebec (CAQ), un grupo nacionalista conservador que no aboga por la separación de Canadá.

A pesar del empate al 37 % en intención de voto entre el PQ y el PLQ, el partido de Marois sigue estando a las puertas de conseguir la mayoría absoluta en el parlamento provincial, la Asamblea Nacional, gracias a la concentración del voto federalista y el particular sistema electoral en Canadá.

El PQ, que en las pasadas elecciones de 2012 se hizo con el Gobierno al obtener 54 de los 125 escaños de la Asamblea Nacional, se está concentrando en 13 circunscripciones en Montreal y la ciudad de Quebec, donde perdió por escaso margen hace dos años.

Pero, según la encuesta dada a conocer hoy, los quebequeses no están interesados en hablar de soberanía y separación en estos momentos.

El sondeo indica que la gran mayoría de los encuestados prefieren que la campaña electoral trate más de economía (77 %), sanidad (84 %) y empleo (85 %). Además, sólo un 29 % de los encuestados dijo que el PQ tendrá un mandato para celebrar un referendo independentista si gana las elecciones del 7 de abril.

Pero, a pesar de que las encuestas señalan que los quebequeses diferencian entre unas elecciones provinciales y una campaña para un referendo independentista, Marois se ha salido de su guión inicial para señalar que un Quebec independiente mantendría el dólar canadiense como moneda.

O que su visión de la relación entre Quebec y el resto de Canadá sería similar al de la Unión Europea, “sin fronteras ni aduanas”, y que si el PQ consigue mayoría absoluta el próximo 7 de abril creará una comisión para estudiar si los quebequeses quieren un nuevo referendo independentista.

Un referéndum que sería el tercero en la historia de Quebec, tras los celebrados en 1980 y 1995. En este último, los partidarios de la soberanía obtuvieron el 49,42 % de los votos.

Y aunque el PQ estuvo a punto de lograr su objetivo, la derrota también fue la más amarga del movimiento soberanista. Desde entonces, la política no oficial del PQ es no convocar una nueva consulta hasta que se den “las condiciones ganadoras” para que el próximo referendo sea el último.