Tráfico | T 56° H 93%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Kiev pide que observadores de la OSCE vayan también a las regiones orientales

WUNI News
03/16/2014 10:21 AM
Actualizada: 03/16/2014 1:37 PM

Kiev, 16 mar (EFE).- El Gobierno de Ucrania pidió hoy el envío de observadores de la OSCE a las regiones del este del país, donde crece la tensión separatista por parte de la mayoritaria población rusohablante, mientras se celebra en la rebelde península de Crimea el referéndum sobre su anexión a Rusia.

El primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, que presidió hoy una sesión del ejecutivo en Kiev, dijo que la misión de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) deberá abarcar no solo a Crimea, que hoy votaba en medio de una intervención militar rusa, sino a las conflictivas regiones prorrusas del este y el sureste.

Allí, en las ciudades de Donetsk, Lugansk y Járkov, así como en la sureña de Odessa, la población rusohablante se ha contagiado del fervor separatista de los crimeos y los ánimos contrarios a las nuevas autoridades ucranianas han ido en aumento.

Mientras los crimeos votaban masivamente en el referéndum organizado por el autoproclamado Gobierno prorruso de Simferópol, en Donetsk, entre 1.000 y 3.000 manifestantes intentaron asaltar la sede de la Fiscalía regional y del Servicio de Seguridad (SBU, antiguo KGB).

Los manifestantes portaban banderas rusas y coreaban consignas como “Rusia”, “Viva Putin”.

Mientras, en Járkov también se registraron manifestaciones prorrusas en la plaza Lenin y frente al consulado de Rusia, donde los congregados pidieron el envío de “tropas de paz rusas”, según informan medios locales.

En la plaza de la Libertad de esa ciudad, y pese a la prohibición de las autoridades, otro grupo celebró una especie de simulacro de referéndum para “la federalización de Ucrania”.

Esta semana ya se registraron tres muertos en enfrentamientos entre manifestantes prorrusos y proucranianos en Donetsk y Járkov, dos de ellos prorrusos, lo que Moscú no tardó en aprovechar para denunciar la acción de extremistas ucranianos en esa región.

En un intento de calmar los ánimos y evitar provocaciones, el Ministerio del Interior y el Servicio de Seguridad de Ucrania exigieron hoy a la población que entregue a las autoridades las armas de fuego que no estén debidamente inscritas.

El titular ucraniano de Interior, Arsén Avákov, subrayó que las “formaciones armadas deben abandonar las calles” de las ciudades ucranianas.

“¿No entendéis que cualquier tiroteo provocado será utilizado como pretexto para la agresión y la ocupación del país?”, preguntó a quienes se oponen al desarme de los grupos radicales.

Y agregó que invita a los “mas activos y combativos” a enrolarse en la Guardia Nacional”.

Mientras, Yatseniuk prometió a los separatistas crimeos que “la tierra arderá bajo su pies”, al intervenir en una reunión del Gabinete de Ministros centrada en los problemas de la defensa del país.

“Quiero decirle la población de Ucrania que el Estado ucraniano encontrará a todos los instigadores del separatismo y la división que se protegen detrás de los militares rusos. En uno o dos años los hallaremos a todos y los juzgaremos. La tierra arderá bajo sus pies”, dijo.

El ministro de Defensa, Ígor Teniuj, informó de que en las fronteras orientales “se crean condiciones” para emplazar una agrupación militar de hasta 60.000 hombres, y señaló que en Crimea ya hay 21.000 soldados rusos.

Pero anunció también que los comandantes rusos y ucranianos han llegado a un acuerdo para que, hasta el 21 de marzo, los primeros dejen de bloquear las unidades militares ucranianas en la rebelde península.

No obstante, no explicó si las tropas rusas -que actúan sin distintivos en Crimea y cuya presencia Rusia no reconoce- saldrán de las bases ucranianas que tienen rodeadas o tomadas, mientras se sigue informando de incidentes.

Según la Armada ucraniana, tropas rusas colocaron hoy minas anticarro en el perímetro de una unidad de infantería de marina ucraniana en Crimea.

“Hoy, 16 de marzo, fuerzas rusas han colocado en Feodosia varias decenas de minas anticarro a lo largo del perímetro de la base del primer batallón de infantes de marina de la Fuerza Naval ucraniana. Actualmente, el proceso de minado continúa”, señaló la institución en su página de Facebook.

Ello mientras la Fiscalía de la región de Jerson (sur de Ucrania, fronteriza con Crimea) anunció que ha abierto un caso penal por la toma de una instalación de distribución de gas en esa zona por parte de fuerzas militares “sin distintivos” pero supuestamente rusas.

Kiev aseguró que unos 40 infantes de Marina rusas fueron helitransportados ayer a Jerson, a los que se sumaron después tres blindados y otros seis helicópteros, de los que desembarcaron otros 60 militares.