Tráfico | T 47° H 46%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Universitarios de Puerto Rico protestarán contra posible alza de matrícula

WUNI News
03/16/2014 1:53 PM
Actualizada: 03/16/2014 6:21 PM

San Juan, 16 mar (EFEUSA).- Estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), con el apoyo de rectores y maestros, se concentrarán mañana para protestar contra la posibilidad de que se suba la matrícula del sistema público de educación universitaria de la isla.

La concentración tendrá lugar el lunes a las cinco de la tarde, hora local, en el Jardín Botánico de San Juan, ante la Administración Central de la UPR, donde la Junta de Gobierno de la universidad tiene previsto reunirse.

“Nos oponemos tenazmente a que nos impongan como alternativas más aumentos y recortes en el presupuesto”, explicó este domingo Enrique Cárdenas, portavoz del Frente Estudiantil por la Educación Pública, Accesible y de Calidad (FEEPAC).

Esa organización convocó hoy una rueda de prensa para llamar a la comunidad universitaria a participar de las actividades que se celebrarán el lunes ante el temor de que la UPR decida subir el precio de la matrícula para sanear las cuentas de una institución afectada, entre otros factores, por la recesión económica y el éxodo poblacional que sufre Puerto Rico.

“Políticas como estas son las que nos han llevado a la situación que tenemos hoy: una universidad más pequeña, con menos cursos y cada vez menos accesible”, afirmó Cárdenas.

Las actividades de protesta previstas comenzarán mañana a las once de la mañana con un “Sal pa’fuera” en la facultad de Ciencias Sociales y la escuela de Comunicación, donde habrá debates, música y elaboración de murales.

También, habrá un “plenazo” por distintas facultades para anunciar la concentración de las cinco de la tarde, una manifestación que será “sólo el comienzo”, advirtieron los estudiantes, porque “la comunidad universitaria se tiene que mantener activa y militante ante lo que podría ser el mayor ataque a la UPR”.

Esta organización considera que “el problema no es de propuestas”, sino de “voluntad política” y que “el Gobierno ha evitado una discusión seria y participativa” sobre las ideas que se han presentando desde el ámbito estudiantil y del profesorado.

Para Mikael Rosa, estudiante de Ciencias políticas y también portavoz de la FEEPAC, “para sacar a la universidad de la situación en la que está hay que hacer las cosas diferentes y la comunidad universitaria es la que debe tomar las riendas de la Universidad”.

La Junta Universitaria de la UPR, el organismo encargado de mantener integrado al sistema universitario, expresó hoy su apoyo a este llamado y reclamó a la Junta de Gobierno que prolongue un año la vigente moratoria del aumento en la matrícula.

Este organismo está integrado por los rectores, el presidente y un representante claustral y estudiantil de cada uno de los once recintos (campus) de la UPR, y es uno de los cuerpos de mayor jerarquía en el organigrama universitario, sólo por debajo de la Junta de Gobierno.

“La representación estudiantil ha ido por los canales de comunicación, diálogo y gobernanza universitaria. Ahora la bola está en la cancha de la Junta de Gobierno, para decidir si extiende esta moratoria, o si le dan la espalda a la comunidad universitaria”, dijo hoy en un comunicado la presidenta del Consejo General de Estudiantes del Recinto (campus) de Ponce, Linoshka Marrero Pérez.

Aunque no ha habido ningún pronunciamiento oficial, se especula con que la UPR podría elevar el precio de la matrícula, comenzando de forma escalonada con una subida del 4 % en cada nueva clase, o incluso reducir el número de recintos universitarios en la isla.

Ambas opciones se barajan siempre que se habla de sanear las cuentas del mayor centro universitario de la isla, que en los últimos años ha visto cómo bajaba su número de estudiantes. Ahora cuenta con 57.774 estudiantes matriculados, 6.228 empleados no docentes y 4.060 profesores.

La UPR, que recibe fondos del Departamento de Hacienda de Puerto Rico, prevé una caída de su presupuesto para el próximo año fiscal, que comienza en julio.

El presidente de la institución, Uroyoán Walker, renunció recientemente a un aumento de sueldo (para quedarse en 105.000 dólares anuales) y ordenó un recorte del 3 % en los salarios de los empleados de confianza.