Tráfico | T 63° H 40%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Ciudad china cierra su centro de abandono de bebés tras verse saturado

WUNI News
03/17/2014 6:50 AM

Pekín, 17 mar (EFE).- La ciudad sureña de Cantón, en la provincia china con el mismo nombre, se ha visto obligada a cerrar su centro de recogida de bebés abandonados de manera temporal ante la falta de recursos para atender al gran número de niños que recibe, confirma hoy la prensa estatal.

La directora del centro social de la urbe, Xu Jiu, explicó en rueda de prensa que 262 bebés fueron abandonados desde la apertura de esta instalación a finales de enero, informa China News Service.

“Estamos llevando nuestros recursos al límite”, lamentó Xu, quien indicó que habitualmente el centro acoge a unos 1.000 niños -sobre todo, huérfanos-, pero que, debido a la gran cantidad de bebés abandonados, esta cifra ha aumentado a 1.121, mientras que otros 1.274 son cuidados por familias de acogida.

De momento, Cantón no sabe cuándo reactivará el sistema de recogida de bebés, una iniciativa que se impulsó en diez provincias y grandes ciudades a finales de 2013 después de probarse en la capital de la provincia de Hebei (norte), Shijiazhuang, ante el elevado número de bebés en plena calle y con el objetivo de que esta práctica al menos se haga en condiciones más seguras.

Hasta la fecha, todos los bebés abandonados en el centro cantonés estaban enfermos. Los exámenes médicos preliminares muestran que un 42 por ciento de ellos sufrían parálisis cerebral, un 15 por ciento síndrome de Down y otro 12 por ciento cardiopatía congénita.

Un 9 por ciento del total de bebés recogidos falleció a pesar de recibir tratamiento médico, según indicó la directora del centro.

El abandono de bebés es una práctica ilegal aunque común en China, sobre todo, en focos industriales del país, donde trabajan madres solteras inmigrantes en duras condiciones laborales.

Según un estudio de las autoridades sanitarias de Cantón, alrededor de la cuarta parte de las inmigrantes en la jurisdicción provincial han quedado embarazadas fuera del matrimonio, una situación que en China constituye delito.