Tráfico | T 71° H 66% | Powered by Yahoo! Weather

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

El centroderecha serbio se impone en las urnas con su programa de reformas

WUNI News
03/17/2014 6:00 AM
Actualizada: 03/17/2014 11:15 AM

Belgrado, 17 mar (EFE).- El aplastante triunfo del Partido Progresista (SNS) serbio, de centroderecha, en las elecciones del domingo fue confirmado hoy con un recuento casi total de votos que le confiere una amplia mayoría absoluta con la que aplicar sus promesas de reformas para meter al país en la Unión Europea en 2020.

La Comisión Electoral anunció hoy que, con el 99,08 % de los votos escrutados (sólo faltan los de los serbios de Kosovo), el partido del viceprimer ministro, Aleksandar Vucic, ha sido apoyado por el 48,44 por ciento de los votantes.

Traducido a escaños, el antiguo político ultranacionalista y ahora europeísta convencido, tendrá el respaldo de 158 de los 250 diputados del Parlamento.

Ningún partido hace sombra a la rotunda mayoría absoluta del SNS y sólo tres quedaron por encima del 5 % de votos exigido para entrar en el Parlamento.

El rival más cercano, el Partido Socialista, tendrá 44 asientos en el Legislativo, seguido del Partido Democrático, con 19 escaños, y el NDS con 18.

Otras tres formaciones de las minorías, a las que no se les exige un porcentaje mínimo de votos, la Liga de los Húngaros de Vojvodina (6 diputados), el musulmán SDA Sandzak (3) y el PDD de la minoría albanesa (2), se sentarán en una Cámara en la que ninguna formación se opone a una Serbia dentro de la UE.

Se espera que estos datos, ya con el recuento del voto de los serbokosovares, sean confirmados el jueves.

Las elecciones fueron convocadas el pasado enero, dos años antes de lo previsto, cuando Vucic rompió la coalición con los socialistas consciente de ser el candidato favorito y argumentando que el país precisa un nuevo Ejecutivo con respaldo suficiente como para acelerar las reformas económicas.

Vucic ha anunciado que quiere formar Gobierno antes de mayo, aunque no ha dejado claro si gobernará en solitario u optará por un pacto como el que tuvo con los socialistas, que si no destacó en lo económico, sí tuvo éxito en lo político, al mejorar las relaciones con la antigua provincia de Kosovo y ganar así la apertura de negociaciones para entrar en la UE.

El SNS anunció durante la campaña que si obtenía la victoria pondría en marchas “dolorosas” reformas económicas, aunque nunca especificó su naturaleza o alcance.

“Serbia entra en un período turbulento en que deberán ser tomadas unas decisiones muy serias con consecuencias políticas, sociales y económicas a largo plazo”, declaró a Efe el analista político Dejan Vuk Stankovic.

también indicó que, ante los graves problemas económicos, el nuevo Gobierno tendrá primero que aprobar leyes que eviten el colapso económico, para intentar luego crear un ambiente económico de recuperación.

“Es un país sin un gran capital interno, mucho dependerá de la capacidad de atraer inversores de otras partes de Europa y del mundo. El éxito no está garantizado. El apoyo a un líder, por grande que sea, no quiere decir que, automáticamente, logrará solucionar los problemas concretos, ante todo los problemas socio-económicos de los ciudadanos”, analizó Stankovic.

Consideró asimismo que el Gobierno del SNS aceptará como modelo “las recomendaciones que llegan del Fondo Monetario Internacional con, quizás, algunas modificaciones”, y deberá comprometerse a “iniciar un ciclo de inversiones en el país”.

“Será el tema crucial del nuevo Gobierno, y las expectativas cruciales de los ciudadanos están es esa esfera, la de cuestiones económicas y sociales”, declaró.

Con un desempleo del 24 por ciento y al alza, una deuda pública que se ha duplicado con la crisis y un déficit que superará el 5 % en 2014, Serbia afronta una recuperación económica muy lenta, del 1 por ciento para este año.

Según Stankovic, el nuevo Ejecutivo continuará la misma senda hacia la UE que el saliente, especialmente en lo que afecta a normalizar las relaciones con Kosovo, provincia serbia que proclamó su independencia en 2008.

Respecto al temor de que una mayoría tan holgada pueda derivar en autoritarismo, el analista destacó que las elecciones han sido democráticas y que, si se respetan las leyes, el dominio de una figura política “de ninguna manera representará una entrada en la dictadura o algún sistema político autoritario”.

La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa reconoció hoy que la elecciones han sido plenamente democráticas y que la transparencia del proceso fue encomiable.

Snezana Stanojevic