Tráfico | T 73° H 87%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Fernández logra el apoyo de Francia en los contenciosos por la deuda

WUNI News
03/19/2014 9:31 AM
Actualizada: 03/20/2014 4:44 AM

París, 19 mar (EFE).- La presidenta argentina, Cristina Fernández, obtuvo hoy el doble apoyo de Francia en el contencioso de su país en Estados Unidos por los “fondos buitre” que le exigen el pago de sus bonos, y en la negociación de finales de mayo con el Club de París para cerrar un acuerdo sobre su deuda.

El jefe del Estado francés, François Hollande, justificó ese respaldo porque “Francia quiere que Argentina pueda salir de sus dificultades financieras”, e hizo hincapié en que no se trata sólo de favorecer a los argentinos, sino que también va en interés de los franceses.

En una comparecencia conjunta ante la prensa tras un almuerzo de trabajo de una hora y 50 minutos en el Palacio del Elíseo de París, Fernández quiso “agradecer muy especialmente” que Francia vaya a constituirse en “amicus curiae” ante la justicia estadounidense.

Se trata de que París haga valer la posición argentina ante el Tribunal Supremo de EEUU, después de que los fondos especulativos que rechazaron la quita de la deuda de 2005 y 2010 aceptada por otros tenedores de bonos argentinos hayan ganado diferentes procesos y reclamen al país 1.300 millones de dólares.

La presidenta argentina criticó a esos “fondos buitre que intentan tumbar el acuerdo con el 93 % de los acreedores” y subrayó que son sólo “una mínima parte” de los tenedores de bonos impagados desde 2001.

Hollande afirmó que su país hace “todo lo posible” para que en las discusiones que se abrirán en la última semana de mayo se pueda concluir un acuerdo para el reembolso de los alrededor de 9.500 millones de dólares de deuda que tiene Argentina con los países del Club de París, e insistió en que “es en nuestro interés”

Esas discusiones, que han estado bloqueadas durante años, en particular por la negativa de Argentina a colaborar con el Fondo Monetario Internacional (FMI), encargado de las evaluaciones en las que el Club de París asienta sus decisiones, quedaron desatascadas la semana pasada, sobre la base de una propuesta que hizo Buenos Aires en enero.

Fernández se mostró convencida de que un compromiso “será muy beneficioso no sólo para Argentina, sino también para todas las empresas europeas” presentes allí, que volverán así a tener crédito de sus agencias y podrán contribuir con su actividad al crecimiento económico de sus países de origen.

Una solución a los procesos internacionales y para el Club de París permitiría la vuelta de Argentina al mercado internacional de capitales del que ha estado ausente durante más de un decenio, en momentos en que atraviesa serias dificultades, por ejemplo para financiar inversiones en sectores prometedores como el de los hidrocarburos.

Precisamente, la presidenta argentina se entrevistaba esta tarde en París con Christophe de Margerie, presidente de la petrolera francesa Total, que según avanzó Fernández “ha decidido incrementar las inversiones” en pozos en el mar y va a trabajar con YPF, expropiada a la española Repsol.

La jefa del Estado destacó que Argentina se convierte en “un actor importante en materia energética” gracias a que tiene “la segunda reserva” mundial de gas de esquisto y la cuarta en petróleo en ese tipo de yacimientos.

Hollande y Fernández coincidieron en su voluntad de seguir desarrollando los intercambios comerciales bilaterales, que han pasado de 300 millones de dólares en 2003 a más de 2.600 millones el pasado año, con un superávit para Francia de 1.000 millones.

Según contó la presidenta argentina, ambos países están “muy esperanzados” en concluir las negociaciones entre la Unión Europea y Mercosur: “creo que podemos llegar a buen término, a un muy buen acuerdo”.

Los dos países firmarán próximamente un acuerdo de convalidación mutua de títulos universitarios, que debe servir para favorecer los intercambios de estudiantes (actualmente hay en torno a un millar de argentinos en Francia y otros tantos franceses en Argentina).

Ambos líderes también hablaron de la crisis de Ucrania y Fernández aprovechó para cargar contra el “doble estándar” que las potencias occidentales utilizan cuando defienden la integridad territorial de ese país y subrayan la ilegalidad del referéndum en Crimea, al recordar que no hicieron lo mismo con la consulta organizada en marzo del pasado año en las islas Malvinas, cuya soberanía Argentina disputa al Reino Unido.

“Reclamamos a las potencias que cuando se habla de integridad territorial sea aplicable para todos, porque mi país sufre el cercenamiento territorial por parte del Reino Unido de las Islas Malvinas”, declaró.