Tráfico | T 58° H 47%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

La Biblioteca Nacional de España acerca al Octavio Paz más íntimo

WUNI News
03/25/2014 10:21 PM

Madrid, 25 mar (EFE).- “Muchas gracias, Jorge Guillén, por su carta y por su poesía, muchas gracias por su amistad”. El Octavio Paz más íntimo, el que se expresaba así en cartas a su amigo Jorge Guillén, es al que propone acercarse la Biblioteca Nacional de España en una exposición por el centenario de su nacimiento.

Organizada con fondos de la institución en colaboración con la Aecid, la muestra es pequeña en su formato -”cuatro pinceladas” en forma de cartas, primeras ediciones, un grabado y un retrato, apunta a Efe el director cultural de la Biblioteca, Carlos Alberdi- pero no solo descubre al escritor, sino también al amigo, al pensador pendiente de la escena intelectual.

Las dos cartas que se exhiben están dirigidas a Jorge Guillén, manuscritas a pluma, con algún tachón. La primera la escribió el 25 de abril de 1950 desde París, en respuesta a la que recibió del poeta de la Generación del 27, y que le asegura guardar “como un exorcismo y un talismán contra las malas horas y las malas obras, contra las malas lenguas y las inteligencias tibias”.

Porque, además de amistad, entre ellos hubo admiración. Tanta que el escritor mexicano le confiesa estar molesto por la “notícula” que le dedican “sus amigos de Insula”, una crítica en la que le atribuyen influencias de Whitman “y el inevitable Neruda” y olvidan “las verdaderas. Y entre ellas (…) la suya”.

No olvida su posición crítica sobre México, “país enmascarado y tatuado”, aquella que le llevó a renunciar a su puesto como embajador en Nueva Delhi por la masacre de universitarios en 1968 en Tlatelolco, Ciudad de México.

Desde la capital india escribió, en 1967, la segunda carta que se muestra al público. Algo más extensa, de nuevo comparte con Guillén su disconformidad con algunas críticas literarias, sus futuros proyectos -los ensayos dedicados a Lévi-Strauss y Marcel Duchamp- y un viaje por México del que asegura que “lo mejor fue recorrer los pueblos mexicanos y enseñarle mi tierra a Marie Jose”, su mujer.

“Son muestras de cariño de Paz hacia Guillén en cartas largas, con algunas ironías, con consejos sobre la propia manera de entender la poesía. En una de ellas menciona a Pere Gimferrer, un poeta que entonces empezaba y con quien ya tenía amistad. Dan una visión de un Paz íntimo muy interesante. Él siempre está construyendo y en su epistolario se ve la riqueza de su mundo”, detalla Alberdi.

“Tenemos más cartas, pero hemos seleccionado estas dos por su riqueza”, añade, y por mostrar la “conexión” que tuvo el autor mexicano con sus colegas de la Generación del 27.

La exposición, que se inaugura hoy y permanecerá abierta hasta el 18 de mayo, incluye también primeras ediciones de cuatro de sus obras: “El primer librito que hizo en España durante la Guerra Civil y que le editó Manuel Altolaguirre, ‘Bajo tu clara sombra y otros poemas sobre España’, ‘Libertad bajo palabra’ (1949), ‘El laberinto de la soledad’ (1950) y ‘Águila o sol’ (1951)”.

Se suman un retrato que le hizo en 2000 el pintor figurativo Ángel Mateo Charris, y uno de los “muchos libros de artista” que escribió, en esta ocasión con el pintor geométrico húngaro-alemán Gunther Gerzso.

“Es una exposición pequeña, pero que muestra la amplitud y el carácter polifacético de Paz. Quien la visite reconfirmará que es una de las grandes inteligencias de la cultura en español del siglo XX, en el nivel de Borges y Ortega y Gasset, porque tiene -ha subrayado Alberdi- un lado artista y también filosófico y pensador que le lleva a reflexionar sobre muchas cosas”.

Como complemento a esta exhibición, la Biblioteca Nacional de España ha llegado a un acuerdo con Aecid (Agencia española de cooperación internacional) para presentar el jueves el último número de la revista Cuadernos hispanoamericanos (Aecid), que incluye un dossier especial sobre Octavio Paz (1914-1998), Premio Nobel y Premio Cervantes.

En él analizan su figura literaria, que fue del ensayo a la poesía, el escritor mexicano Guillermo Sheridan, el poeta cubano Orlando González Esteva, con quien compartió su interés por la música tradicional de la isla, y el especialista en orientalismo Juan Arnau, que analiza la pasión de Paz por la India.

Etiquetas