Tráfico | T 72° H 64% | Powered by Yahoo! Weather

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Bolivia y Brasil estudian el impacto de las represas brasileñas en las inundaciones

WUNI News
04/02/2014 6:39 PM
Actualizada: 04/02/2014 6:41 PM

La Paz, 2 abr (EFE).- Bolivia y Brasil estudian de forma conjunta el impacto de las centrales hidroeléctricas brasileñas Jirau y San Antonio en las graves inundaciones ocurridas en los últimos meses en la Amazonía del país andino, informó hoy el presidente boliviano, Evo Morales.

“Hay un informe preliminar que preocupa muchísimo, quisiéramos verificar ese informe y para eso será el trabajo conjunto de los países”, dijo Morales en una rueda de prensa en la que anunció inversiones en las zonas inundadas, sobre todo en la Amazonía.

Morales llamó la atención en concreto por la situación del pueblo de Guayaramerín, fronterizo con Brasil, donde siguen aumentado las aguas, pese a que de forma general en otros lugares bajaron.

“Es muy sospechoso, algo raro está pasando en Guayaramerín”, consideró el mandatario.

En las últimas tres semanas, las aguas llegaron a crecer de 15 a 20 centímetros por día en esa localidad, y en los últimos días se registraron subidas de hasta 3 centímetros.

“Eso nunca hubo antes, se requiere una profunda investigación (sobre) si de verdad o no están afectando (a Bolivia) esas plantas hidroeléctricas de San Antonio y Jirau, de Brasil”, apuntó Morales.

Guayaramerín, vecina la brasileña Guajaramerín, es un poblado cercano a la cuenca del río Madera, en el que fueron construidas las centrales hidroeléctricas en el lado brasileño.

Las Cancillerías de Bolivia y Brasil acordaron realizar estos estudios, pero no existe un plazo para su presentación, en tanto que la Armada boliviana ha iniciado su propia investigación.

Los cancilleres boliviano, David Choquehuanca, y brasileño, Luiz Alberto Figueiredo, se reunieron esta semana en la ciudad boliviana de Cochabamba (centro) para repasar los temas bilaterales.

Además, Morales anunció que el Gobierno aprobó este miércoles nueve decretos para destinar 476 millones de dólares a diferentes obras y proyectos que ayudarán a los damnificados por las inundaciones que afectaron al departamento amazónico de Beni, fronterizo con Brasil.

Los recursos financiarán una carretera, nuevos asentamientos humanos, compra de ganado vacuno, construcción de viviendas, diques y “camellones”, que son unas colinas construidas artificialmente según técnicas ancestrales para ayudar a salvar a las personas y animales.

Las lluvias e inundaciones registradas en Bolivia en los últimos meses han dejado más de 60 personas fallecidas y 60.000 familias damnificadas, además de 200.000 reses muertas en Beni, la principal región productora de carne del país.