Tráfico | T 79° H 58% | Powered by Yahoo! Weather

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Suspensión de la cooperación espacial acentúa el deterioro entre EE.UU. y Rusia

WUNI News
04/03/2014 7:20 PM

Washington, 3 abr (EFE).- La decisión de la NASA de congelar toda interacción con Rusia salvo en la Estación Espacial Internacional (EEI) supone un empeoramiento inesperado de las relaciones entre Washington y Moscú por la crisis de Ucrania, que hasta ahora no había afectado fuera del ámbito diplomático y militar.

Y ese deterioro puede profundizarse aún más, tal como advirtió hoy en su rueda de prensa diaria el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, al no descartar que EE.UU. tome “nuevas medidas” en respuesta a las acciones de Rusia en la crisis ucraniana y a su anexión de la península de Crimea.

Washington está “restringiendo” los contactos oficiales de gobierno a gobierno tras estudiar “caso por caso”, de acuerdo con “los intereses nacionales”, sostuvo Carney.

La cooperación entre rusos y estadounidenses en el espacio se había mantenido hasta ahora inmune a los altibajos en la relación entre Washington y Moscú.

De hecho, hace apenas una semana astronautas rusos y estadounidenses partieron juntos en una nave Soyuz desde el cosmódromo de Baikonur, en Kazajistán, hacia la EEI.

Pero, “dada la violación en curso de la soberanía e integridad territorial de Ucrania por parte de Rusia”, la agencia espacial estadounidense (NASA) anunció este miércoles la suspensión de “la mayoría de sus compromisos vigentes con la Federación Rusa”.

Esa suspensión afecta a todos los viajes de los trabajadores de la NASA a Rusia, las visitas de los equipos de la agencia espacial rusa a las instalaciones de la estadounidense, los encuentros bilaterales, correos electrónicos, teleconferencias y videoconferencias, según el anuncio.

El miedo entre analistas y funcionarios del Gobierno estadounidense es que, en represalia por la decisión de la NASA, Rusia suspenda las inspecciones internacionales de armamento nuclear en su territorio, algo con lo que ya amenazó hace menos de un mes.

Esas inspecciones están recogidas por el tratado de reducción de armas nucleares START III, firmado entre Rusia y EE.UU. en 2010 y que constituye uno de los pilares fundamentales de la cooperación bilateral.

Según informó hoy la agencia de energía atómica rusa Rosatom, EE.UU. ya ha suspendido la cooperación con Moscú en varios proyectos para el empleo pacífico de la energía atómica.

Por otro lado, el secretario estadounidense de Defensa, Chuck Hagel, ha pedido a la Fuerza Aérea que revise el empleo de motores rusos en los cohetes que usa para poner en órbita los satélites militares, de acuerdo con The New York Times.

Los contactos entre militares de EEUU y de Rusia ya están paralizados desde hace semanas, incluidos los ejercicios, reuniones bilaterales, visitas portuarias y conferencias planificadas.

Lo mismo ocurre con las conversaciones bilaterales sobre comercio e inversión, algo a lo que se sumó la semana pasada la decisión de los miembros del G7 (EE.UU., Francia, Reino Unido, Italia, Alemania, Canadá y Japón) de no participar más con Rusia en reuniones del formato G8 hasta que Moscú “cambie el rumbo”.

Además, el Gobierno del presidente de EE.UU., Barack Obama, ha ordenado una serie de sanciones, las últimas ratificadas esta semana por el Congreso, contra personas y entidades tanto rusas como ucranianas por su apoyo al Kremlin en la anexión de Crimea.

Obama y su vicepresidente, Joe Biden, se reunieron hoy a puerta cerrada en la Casa Blanca con los líderes republicanos y demócratas en ambas cámaras del Congreso para hablar, precisamente, de la crisis ucraniana y la relación con Rusia.

Carney detalló antes del encuentro que Obama iba a informar a los congresistas de su gira por Europa de la semana pasada, que estuvo marcada por los “desafíos” planteados por la “violación” de Rusia a la soberanía ucraniana, algo que ha generado entre Moscú y Washington la peor crisis desde los tiempos de la Guerra Fría.

Etiquetas