Tráfico | T 44° H 73%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

La ministra británica de Cultura dimite por sus gastos parlamentarios

WUNI News
04/09/2014 5:20 AM
Actualizada: 04/09/2014 11:51 AM

Londres, 9 abr (EFE).- La ministra británica de Cultura, Maria Miller, presentó hoy su dimisión tras fuertes presiones por unos gastos parlamentarios indebidos, por lo que deberá devolver casi 7.000 euros a pesar de que se demostró que no actuó de mala fe.

En una carta enviada al primer ministro británico, el conservador David Cameron, Miller explicó que dejaba la cartera para evitar que su situación se convirtiese en una “distracción” en un momento vital para el Gobierno, antes de las elecciones europeas de mayo y de los comicios generales de 2015.

En un país crítico de la clase política a raíz del escándalo de los gastos parlamentarios destapado en 2009, que sumió al Legislativo de Westminster en una de sus crisis más profundas, el recargo que hizo Miller en concepto de vivienda resultó intolerable.

El jefe del Gobierno nombró rápidamente para sustituirla a una figura en ascenso del Partido Conservador, el hasta ahora secretario financiero del Tesoro, Sajid Javid, de 44 años, el primer ministro de origen asiático que llega a la Administración de Cameron.

Tanto la prensa británica como figuras conservadoras destacadas, entre ellas Norman Tebbit (exministro de Margaret Thatcher), pedían desde hace días la cabeza de Miller, a pesar de que ésta se disculpó la semana pasada en la Cámara de los Comunes después de que una investigación parlamentaria estableciera que no actuó de mala fe.

Miller -que también era responsable de Deporte y Medios de Comunicación- había sido sometida a una investigación de quince meses por parte del llamado Comité de Estándares del Parlamento para esclarecer si había abusado de su derecho como diputada al reclamar al erario público parte de los gastos por tener una segunda vivienda en Londres, pues en la propiedad no vivía ella sino sus padres.

Ese comité inició la pesquisa tras recibir una denuncia de que la ministra reclamaba 90.718 libras (109.391 euros) por sufragar la hipoteca de esa vivienda entre 2005 y 2009.

Los parlamentarios tienen derecho a pasar como gastos los costes de su alquiler o de la hipoteca del alojamiento que utilizan mientras se encuentran en Londres si son diputados por otra ciudad.

El comité determinó que Miller -diputada “tory” por la circunscripción de Basingston (sur de Inglaterra)- tendrá que devolver 5.800 libras (6.991 euros) al reclamar más dinero del que debía en concepto de hipoteca al no tener en cuenta la bajada de los tipos de interés, que están en el mínimo del 0,5 por ciento.

Cameron aceptó la dimisión con gran “pesar” y expresó su confianza en que Miller pueda volver en algún momento otra vez al Gobierno.

En la sesión parlamentaria de hoy, Cameron dijo que los ministros deberían poder “limpiar su nombre” antes de ser presionados para dimitir, después de que el líder de la oposición laborista, Ed Miliband, acusó al “premier” de “no entender” el alcance de lo que Miller había hecho y la defendiese a capa y espada.

El gasto de los parlamentarios es un asunto delicado en el Reino Unido después de que se revelase hace unos años que numerosos diputados habían llegado a reclamar dietas a costa del contribuyente por cosas tan absurdas como el mantenimiento de piscinas para patos.

La denuncia interpuesta contra Miller partió en diciembre de 2012 del diputado laborista John Mann, que elevó el caso ante el Parlamento después de que el diario “The Daily Telegraph”, el mismo que destapó hace unos años el caso de las dietas, pusiera de manifiesto la supuesta irregularidad.

El ministro de Educación, el conservador Michael Gove, manifestó hoy su tristeza por la dimisión y resaltó que Miller había trabajado duro en los últimos años para conseguir que la ley del matrimonio homosexual -que entró en vigor el pasado marzo- saliera adelante.

Miller también era responsable de lidiar con las recomendaciones sobre la nueva regulación de la prensa hechas por el juez Brian Leveson tras el escándalo sobre las escuchas ilegales del desaparecido dominical británico “News of the World”.

El diputado John Mann expresó su satisfacción por la decisión, que en su opinión debió concretarse hace días.

“Maria Miller tendría que haber dimitido inmediatamente y, cuando no lo hizo, David Cameron tendría que haber demostrado liderazgo y debió echarla”, declaró Mann a la cadena BBC.