Tráfico | T 66° H 59%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Calligaris se corona “reina” del “fantasy” en Argentina al completar la trilogía “Lesath”

WUNI News
04/15/2014 12:00 PM

Ushuaia (Argentina), 15 abr (EFE).- Con la publicación de “La corte del hechicero”, última entrega de la trilogía fantástica “Lesath”, un suceso de ventas en Argentina, la escritora Tiffany Calligaris se perfila como una de las “reinas” de un fenómeno literario que cosecha miles de fanáticos en el país suramericano.

“Alivio, más que nada”, aseguró Calligaris que sintió al terminar el último libro de la trilogía “Lesath” que, con más de 20.000 ejemplares vendidos, la convirtió, a sus 25 años, en una de las principales exponentes del género fantástico.

En una entrevista con Efe, la escritora argentina confesó que cuando comenzó a escribir “Memorias de un engaño”, el primer tomo de la saga y su ópera prima, le pareció que con tan sólo 21 años era “una locura” crear una trilogía, “algo muy clásico del género” que suele contar con historias publicadas en varias entregas, pero ahora está “contenta de que realmente quedó bien”.

“Este último libro fue el que más disfruté de escribir porque fue un desafío, pero por otro lado fue intenso porque es el que más batallas y escenas de romance tiene”, explicó la escritora.

La obra de Calligaris relata las aventuras de Adhara, una joven mitad elfo y mitad humana que al cumplir 19 años abandona el reino élfico, donde nunca se ha sentido cómoda, para dirigirse al mundo de los humanos, “Lesath”, donde se descubrirá a sí misma, se enamorará, hará nuevas amistades y deberá enfrentarse a fuerzas malignas ocultas.

Calligaris es abogada, pero su pasión “desde muy chica” fue la escritura y siempre supo que el día que se decidiera a escribir una novela iba a ser dentro del “fantasy”, su género favorito por haber crecido leyendo a J.K. Rowling, Christopher Paolini y especialmente a J.R.R.Tolkien, cuya obra la inspiró para crear el mundo de “Lesath”.

El género fantástico es un éxito comercial asegurado en Argentina, especialmente entre el público adolescente, y esto ha motivado a las editoriales a publicar los libros de jóvenes que incursionaron en el “fantasy” como lectores primero, para después volcarse a escribir sus propias historias.

Junto a Calligaris, autores como Victoria Bayena, Nicolás Pinto, Julián Cáceres y María Inés Linares son los representantes de este fenómeno literario que no para de conseguir adeptos a partir de magia, espadas y seres de fantasía.

“Todos integramos la ‘Cofradía del Fantasy Argentino’: somos ocho autores de diferentes editoriales que descubrimos que nos gustan los mismos libros, nos volvimos cercanos y nos pareció bueno promocionar el género yendo a eventos juntos”, contó Calligaris.

Todos los meses la Cofradía realiza “tertulias”, idea que tomaron de los autores de ciencia ficción, que consiste en reuniones abiertas a todo aquel que desee participar, donde escritores y fanáticos del género se reúnen para intercambiar opiniones sobre sus libros, películas e historias preferidas.

Para la creadora de “Lesath” el éxito de lo fantástico se debe “a que te da un escape que otros géneros no te dan porque se asocian más a la realidad o a cosas que pasan todos los días. El ‘fantasy’ te aleja completamente de lo que uno está acostumbrado, te inspira mucho y te saca un lado más creativo porque te imaginás cosas de cero”.

Al mismo tiempo “tiene esa capacidad de relacionar preguntas o temas por los que todos pasamos, pero de alguna manera le agrega este elemento mágico que lo hace ver diferente y que lo veamos con otros ojos”, agregó.

Para Calligaris “la magia es algo fundamental” que no puede faltar en cualquier historia del género porque “es lo que le da esa cosa extra que no está en nuestro mundo”, al igual que los dragones que, aunque “no es algo que tiene que estar en todo el libro”, deben “hacer una aparición”.

“Un buen duelo y las espaldas es algo que tampoco puede faltar”, sostuvo.

Batallas y amor es lo que los lectores de la saga, que generalmente rondan desde los 13 hasta los 18 años, es lo que más disfrutan de las novelas de Calligaris, según le expresan a la escritora través de las redes sociales donde se mantienen en permanente contacto con ella.

Acostumbrados a leer autores extranjeros, los seguidores de la saga le confesaron a Calligaris que al principio “no tenían muchas esperanzas” en su libro “porque era argentina y porque era muy joven”, pero después se convirtieron en fieles lectores.

La autora sostiene que el contacto cotidiano hace que los fanáticos de “Lesath” la consideren “una más” entre los amantes del género y agradece que entre ellos no se de el vínculo rígido de “autor-lector” sino más bien una relación de “compañerismo”.