Tráfico | T 28° H 66%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Confederación sindical denuncia que la desigualdad de ingresos crece en EE.UU.

WUNI News
04/15/2014 3:41 PM

Washington, 15 abr (EFE).- La diferencia entre lo que ganan los presidentes de las grandes empresas de EE.UU. y sus trabajadores sigue en aumento y, en 2013, fue 331 veces más lo que ganaron los directivos que el ingreso medio de un empleado, advirtió hoy la confederación sindical AFL-CIO.

Los ejecutivos de las 500 empresas más grandes de EE.UU. tuvieron el pasado año un ingreso promedio de 11,7 millones de dólares, comparado con un trabajador cuyo promedio de ingresos fue de 35.293 dólares, según el nuevo informe “Ejecutivo PayWatch 2014″, presentado hoy por el presidente de la AFL-CIO, Richard Trumka.

Esta tendencia ha venido incrementándose. En 1983 los grandes ejecutivos ganaban 43 veces más que el trabajador medio; en 1993, 195 veces más; y en 2013, 301 veces más.

En esta edición de su reporte anual, la confederación sindical destacó las enormes desigualdades en el caso de cinco grandes empresas: Walmart, Kellogg, Reynolds, Darden Restaurants y T-Mobile.

“Estas compañías están siendo guiadas por líderes corporativos sin visión de largo plazo, porque la gente que gana el salario mínimo, por ejemplo, no puede pagar por los celulares de T-Mobile o comer en los restaurantes Red Lobster u Olive Garden, que son propiedad de Darden Restaurants”, indicó Trumka en una rueda de prensa en la sede la confederación sindical.

De este modo, subrayó que “los ejecutivos están cargándose a su propia base de consumidores. Esto está mal, es injusto y no es una buena economía”.

Por ello, insistió en la urgente necesidad de elevar el salario mínimo federal, que actualmente se encuentra en 7,25 dólares la hora, hasta los 10,10 dólares la hora, una de las propuestas que impulsa el presidente Barack Obama.

Si ajustamos el salario mínimo de ahora con la inflación, dijo Trumka, sería comparativamente más bajo que del que disponían los trabajadores en 1968.

Cerca de 21,3 millones de trabajadores se verían afectados por esta subida de los salarios y ayudaría a que muchos de ellos no tuvieran que recurrir a ayudas federales como cupones de comida para llegar a fin de mes.

Los estados con mayores diferencias de ingresos son Michigan, Nebraska, Rhode Island, Nueva York y Colorado.