Tráfico | T 70° H 76% | Powered by Yahoo! Weather

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Obama no usará su poder ejecutivo para frenar las deportaciones, según líderes religiosos

WUNI News
04/15/2014 4:47 PM
Actualizada: 04/17/2014 6:02 PM

Washington, 15 abr (EFE).- El presidente de EE.UU., Barack Obama, no quiere adoptar ninguna medida ejecutiva para frenar las deportaciones de inmigrantes indocumentados, por considerar que eso “dañaría” los esfuerzos para aprobar una reforma migratoria, aseguraron hoy líderes religiosos tras reunirse con el mandatario.

“El presidente dijo que no va a hacer nada para cambiar la ley tal y como está actualmente”, dijo a los periodistas tras la reunión Luis Cortés, presidente de la organización hispana cristiana Esperanza, en respuesta a una pregunta sobre si Obama está dispuesto a frenar las deportaciones mediante una orden ejecutiva.

“Él piensa que si hace esos cambios va a hacerle daño al proceso. Y si hace daño al proceso, la ventana que tenemos (para aprobar una reforma migratoria en el Congreso), que él piensa que es de tres a cuatro meses, se va a cerrar”, agregó Cortés.

En un comunicado, la Casa Blanca señaló que Obama comunicó a los líderes religiosos que, “aunque su Administración pueda dar pasos para aplicar y administrar mejor las leyes de inmigración, nada puede reemplazar la certeza de una reforma legislativa, y que esa solución permanente sólo puede lograrse a través del Congreso”.

En marzo, Obama ordenó al Departamento de Seguridad Nacional revisar la política de deportaciones de indocumentados, que han alcanzado cifras récord durante su mandato, sin violar las leyes actuales y en espera de que se apruebe una reforma migratoria.

Esa legislación sigue estancada en la Cámara de Representantes, donde los republicanos han rechazado hasta ahora aceptar los términos de la versión que el Senado aprobó en junio, y que refuerza la seguridad fronteriza e incluye un camino a la ciudadanía para los indocumentados.

Los seis líderes religiosos que visitaron hoy la Casa Blanca, entre los que había miembros de congregaciones baptista y mormona, evitaron insistir a Obama en el recurso a acciones ejecutivas y confiaron en que aún es posible que se apruebe la reforma migratoria antes de que el Congreso tome su receso en agosto.

Noel Castellanos, presidente de la Asociación de Desarrollo Comunitario Cristiano de Chicago, también aseguró a los periodistas que Obama “fue muy insistente en que su deseo es no tomar ningún tipo de acción” ejecutiva.

“Él mencionó que su plan es esperar, ver, y el deseo que todos tenemos es que antes del receso de agosto se pueda tomar acción en la Cámara de Representantes”, agregó Castellanos.