Tráfico | T 56° H 93%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Deportes Iquique dedica la Copa Chile a los damnificados del terremoto

WUNI News
04/17/2014 11:51 AM
Actualizada: 04/17/2014 1:42 PM

Santiago de Chile, 17 abr (EFE).- Los jugadores del Deportes Iquique devolvieron en parte la alegría a su ciudad, devastada por el terremoto de 8,2 grados que sacudió el norte de Chile el pasado 1 de abril, tras coronarse campeones de la Copa Chile y dedicar la corona a los damnificados.

Con el peso de la tragedia aún presente en sus mentes y corazones, los discípulos el técnico Jaime Vera derrotaron por 3-1 al Huachipato en la final disputada la noche de este miércoles en el estadio Monumental de Santiago y ganaron la competición, que otorga un pasaje directo a la Copa Sudamericana.

Asentados de manera forzada desde hace dos semanas en Santiago, donde han tenido que jugar como locales por estar su estadio “Tierra de Campeones” como albergue de damnificados del sismo, los “Dragones Celestes” dijeron que la catástrofe fue una “motivación extra” para alcanzar por tercera vez el título de la Copa.

“Pasaron muchas cosas en el último mes que nos golpearon fuertemente. Por lo menos, este título ayudará a aminorar en algo el sufrimiento de tanta gente”, aseguró el técnico Jaime “Pillo” Vera, un exinternacional chileno que como jugador brilló en el Colo Colo.

El volante argentino Rodrigo “El Rengo” Díaz, aseguró que fue un “triunfo merecido”.

“Veníamos de semanas casi sin entrenarnos, sin dormir, pero era una final y teníamos que recuperarnos para aprovecharlo”, sostuvo Díaz, uno de los puntales del equipo, a la prensa local.

Por su parte, el portero Rodrigo Naranjo explicó que “el equipo estaba en el suelo por todo lo que había pasado, pero nos comprometimos a dejarlo todo. Se logró un campeonato hermoso por cómo se vivió”, apostilló.

Uno de los artífices del triunfo, el delantero Manuel Villalobos, autor del primer tanto iquiqueño, dijo que “el terremoto vino el momento menos esperado, cuando estábamos bien en el torneo”.

“La gente sufrió mucho, y más que trabajo, cambiamos la mentalidad porque sabíamos que estábamos en deuda con ellos”, apuntó.

El terremoto de 8,2 grados, que tuvo una duración de casi 120 segundos y afectó también a las regiones de Arica-Parinacota y Antofagasta, al sur del Perú y a parte de Bolivia, causó seis muertos y cuantiosos daños materiales, además de un tsunami moderado que obligó a evacuar a casi un millón de personas.

Desde entonces, la actividad sísmica en el norte chileno se ha mantenido con cientos de réplicas, de las que medio centenar han superado los 4,5 grados Richter, incluida una de 7,6 grados el día 3 de abril que para algunos expertos fue un segundo terremoto.

Etiquetas