Tráfico | T 59° H 46%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Alonso da la batalla a los Mercedes y comienza a preparar su revancha en China

WUNI News
04/18/2014 1:44 AM
Actualizada: 04/18/2014 9:43 AM

Shanghái (China), 18 abr (EFE).- El piloto español Fernando Alonso (Ferrari) empezó a materializar hoy sus promesas de revancha contra Mercedes en la primera jornada de entrenamientos libres para el Gran Premio de China de Fórmula Uno (cuarta etapa del Mundial), que se disputa en Shanghái este fin de semana.

En una gran jornada para el asturiano, Alonso consiguió liderar la primera sesión de prácticas, por la mañana, y firmar una segunda plaza por la tarde, con un tiempo naturalmente más rápido, lo que mostró sus posibilidades de plantar batalla a los Mercedes, que encabezan el Mundial, en la carrera de este domingo.

Los pilotos de la escudería alemana, con todo, alargaron también la sombra de su dominio tecnológico de esta temporada en el Circuito Internacional de Shanghái, cuyas características lo diferencian de las tres etapas anteriores, aunque históricamente favoreció tanto a Alonso como al británico Lewis Hamilton y al alemán Nico Rosberg.

Ambos pilotos de Mercedes demostraron tener esta tarde una velocidad por vuelta en Shanghái similar a la de Alonso.

Si por la mañana Rosberg terminó segundo, a 398 milésimas del minuto con 39 segundos y 783 milésimas de Alonso, mientras Hamilton, que sólo llegó a correr nueve vueltas, quedó octavo, a 1 segundo y 777 milésimas, en la sesión vespertina los conductores que monopolizaron las tres primeras rondas de 2014 estuvieron pegados.

Hamilton lideró la tarde con un tiempo de 1 minuto, 38 segundos y 315 milésimas, en 25 vueltas, y Alonso, tras dar 28, fue segundo a sólo 141 milésimas, seguido a su vez por Rosberg, que en 30 intentos llegó a correr a 496 milésimas de su compañero de escudería.

El trazado Shanghái, muy amplio, con algunas curvas rápidas y con otras muy cerradas, así como con varias de las rectas más largas del campeonato, incluida la mayor, de 1,17 kilómetros, pareció favorecer que se dé cierta compensación de las condiciones en favor de Alonso frente a los Mercedes.

Si se mantiene esa cercanía durante el fin de semana, el asturiano podría aspirar perfectamente al podio, como él mismo predijo en Baréin que debería ocurrir a partir de Shanghái, Montmeló y Mónaco, aunque no parece que por ahora la escudería alemana haya perdido la ventaja de potencia que tiene con las normas de este año.

De hecho el compañero de Alonso en Ferrari, el finlandés Kimi Räikkönen, sólo consiguió firmar un séptimo puesto en la sesión vespertina, a 968 milésimas de Hamilton, ya que por la mañana tuvo que retirarse de la prueba antes de poder contabilizar su primera vuelta.

En espera de conocer las posibles mejores técnicas que Ferrari haya podido incorporar en los últimos días, y a pesar de las dificultades que los de Maranello sufrieron en las rectas en las primeras tres paradas del Mundial, Alonso ha demostrado hoy lo que podría llegar a hacer este fin de semana con un buen pilotaje.

Los esperanzadores resultados del día parecen una buena bienvenida para su nuevo director deportivo, Marco Mattiaci, hasta hace unos días consejero delegado de Ferrari para Norteamérica, al que él y Räikkönen conocieron hoy mismo.

Mattiaci es un directivo brillante para Ferrari, aunque sin experiencia deportiva, que llega para sustituir a Stefano Domenicali, que dimitió hace unos días, tras seis años en el cargo, para tratar de facilitar un cambio de aires en la escudería italiana que le permita salir de su agónica racha de cinco años sin títulos.

El Circuito Internacional de Shanghái, que imita la forma de la palabra china “shang” (“subir”, o “junto a”), inicio del nombre de Shanghái (“Junto al Mar” en mandarín), ya ha sido escenario de varias victorias de Alonso, la más reciente el mismo año pasado, cuando logró allí uno de los dos Grandes Premios que firmó en 2013.

En Shanghái ganó también el español, con Renault, en 2005, durante el segundo Gran Premio de China que se celebró (este año es el undécimo), en la memorable temporada en que consiguió el primero de sus dos campeonatos mundiales.

Para los Mercedes, sin embargo, Shanghái también es una pista que trae buenos recuerdos.

Allí consiguió Rosberg en 2012 el primer Gran Premio para sí mismo y para su equipo desde los años cincuenta, y allí acabó tercero Hamilton el año pasado, aunque ambos años Mercedes también vio a al menos uno de sus pilotos retirarse sin terminar la carrera: Michael Schumacher en 2012 y el propio Rosberg el año pasado.

Lo que su particular batalla con Alonso pueda dar de sí esta vez en China se resolverá este domingo a partir de las tres de la tarde hora local (9 horas CET, 8 horas GMT), en un circuito de 56 vueltas, con un total de 305,256 kilómetros.

Por José Álvarez Díaz