Tráfico | T 79° H 48% | Powered by Yahoo! Weather

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Concluye sin resultados la novena misión de la búsqueda submarina del avión malasio

WUNI News
04/22/2014 1:20 AM

Sídney (Australia), 22 abr (EFE).- El vehículo autónomo submarino que rastrea parte del fondo del océano Índico en busca del avión malasio desaparecido el pasado 8 de marzo, completó hoy su novena misión, aunque sigue sin encontrar evidencias del posible accidente de la aeronave.

El área de búsqueda se centra en un radio de 10 kilómetros cuadrados donde se detectó una señal acústica, que supuestamente procede de una de las cajas negras del aparato, apuntó en un comunicado el Centro de Coordinación de Agencias Conjuntas.

El minisubmarino Bluefin-21 ya ha peinado dos tercios del territorio establecido, sin hallar “objetos de interés”.

El ministro malasio de Transporte, Hishammuddin Hussein, señaló que se estima que el Bluefin termine de cartografiar el lecho marino de la zona de acotada esta semana.

El Bluefin-21, con forma de torpedo, de cinco metros de largo y con capacidad para sumergirse hasta los 4.500 metros de profundidad, utiliza un sonar para crear una imagen de fondo del mar que después es analizada por varios expertos.

No obstante, debido a la profundidad de la zona de búsqueda, y tras utilizar el minisubmarino por encima de su capacidad, es factible que las autoridades utilicen dispositivos con mayor rango de inmersión.

El Gobierno malasio ya ha contactado con dos empresas privadas que se dedican a la búsqueda de objetos en el fondo marino para iniciar una posible nueva fase de búsqueda, según medios locales.

Durante la jornada del lunes diez buques rastrean una zona de 49.491 kilómetros cuadrados, divididas en tres áreas y a unos 1.584 kilómetros al noroeste de Perth, en misiones de rastreo visual en busca de partes de fuselaje del avión.

Las misiones aéreas quedaron suspendidas por el temporal que azota la región.

El vuelo MH370 de Malaysian Airlines despegó de Kuala Lumpur en la madrugada del pasado día 8 de marzo con 239 personas a bordo y tenía previsto llegar a Pekín seis horas más tarde.

El avión desapareció de las pantallas de control del radar a los 40 minutos de su despegue y cambió de rumbo en una “acción deliberada”, según las autoridades malasias, para cruzar el Estrecho de Malaca en dirección contraria a su trayecto inicial.

Viajaban a bordo 153 chinos, 50 malasios, siete indonesios, seis australianos, cinco indios, cuatro franceses, tres estadounidenses, dos neozelandeses, dos ucranianos, dos canadienses, un ruso, un holandés, un taiwanés y dos iraníes que utilizaron los pasaportes robados a un italiano y un austríaco.